Ana Bella Geiger – Graciela Sacco – Leila Alaqui: en Muntref

0
2

El análisis y la ironía, la fuerza del estallido y el dolor en la emoción

MUNTREF, Centro de Arte Contemporáneo

Podría titular esta nota, “La Voz de las Mujeres” pero sería limitar su alcance o repetir un cliché. Porque la voz de las mujeres no es sólo la voz de una parte del mundo o “la mitad” del mismo. ES la voz del mundo. Las mujeres somos mundo. Y tenemos para decir.

En esta oportunidad tres artistas nos hablan. Las dos más jóvenes, muertas recientemente, Graciela Sacco conocida y recordada artista, comprometida y destacada por su excelencia en nuestro medio,  nos enfrenta con su obra vigente, actual y el extrañamiento que nos produce su temprana partida a los 61 años.

Leila  Alaoui 1982-2016 fotógrafa y videoartista franco-marroquí trabajó explorando la construcción de la identidad en la diversidad cultural, sus imágenes expresan realidades sociales mediante un lenguaje fotográfico de narrativa documental. Murió durante un ataque de Al Qaeda en Burkina Faso donde estaba realizando un documental comisionado por Amnesty Internacional, sobre las mujeres en ese país.

alaoui 2
Fotografia de Leila Alaoui

Elegimos comenzar el recorrido por la artista brasileña Anna Bella Geiger, n.1933, quien hoy vive y trabaja en Río de Janeiro. Su muestra “Geografía Física y Humana” reúne en un lúcido análisis político e irónico, 75 obras que incluyen videos, fotografías, collages, cuadernos de artista y grabados. Estos últimos son mayoría y se convierten en el medio que mejor expresa su preocupación, interés y amor por los mapas de Brasil y América del Sur en el mundo. Sin dudas,  ella pone en claro que mapa, no es territorio.

Si bien sus orígenes están en el arte abstracto, el recorrido de la muestra comienza con sus grabados acerca de la luna, realizados en 1969 cuando las noticias del “alunizaje” eran  primicia. Geiger, entonces una artista joven, amante de la geografía quien para más datos se casaría con un geógrafo. Los mapas que realiza no tienen raíz académica sino más bien pedagógica. Geiger fue maestra de una escuela pública con pocos recursos económicos. Sumamente creativa ya se animaba a trabajar con sus alumnos en prácticas artísticas con material de descarte, en una zona donde había basurales cerca de la escuela. La abundancia de mapas y cuadernos de artista con renglones y cuadrícula nos traen un mundo escolar.

En la cartografía expresiva presenta los contornos de un Brasil que cuestionan el poder del norte sobre el sur, enfrentándonos con ironía al análisis de una verdad que no es tal.

Sus propuestas conceptuales tienen origen en su viaje a Nueva York, en la década del 70. Allí conoce a Vito Acconci y a Joseph Beuys. Es cuando desarrolla la geografía explorando las posibilidades de serialidad que ofrece el grabado. Sus conocimientos de lingüística la llevan a trabajar con textos y palabras en forma de grafismos que respaldan o  ilustran los mapas jugando con conceptos y significados. También los borda  o los fotografía recortados con la forma de Brasil en rodajas de pan de molde.

Con esa  irreverencia logra cuestionar al poder que nos ubica “abajo” o “afuera” en los mapas oficiales.  También se filma dibujándolos y los videos se presentan con audios de Chico Buarque, música popular, quitándole solemnidad a su práctica artística y agregándole toda la poesía de esa frescura en la acción políco-artística. Se trata de una parodia, de un juego pleno de contenido sensible e ideológico.

En cuanto a la geografía humana a la que hace referencia el título de la muestra, Geiger reflexiona y cuestiona las políticas culturales,  coloniales y la exclusión en formas refinadas. Fotografía  y arma  collages en los que ella se incluye con ironía y humor.  lo que permite tomar distancia de las cuestiones sobre las que nos hace reflexionar, con un guiño que nos abre a nuevas formas, como cuando se  refiere al empleo de los materiales y a los medios en el arte aquellos que “…nos ayudan a trasladar las ideas de un estado a otro”.  Clarísimo.

A continuación Graciela Sacco: “Preguntas”. Es la fuerza y el estallido. Y es el dolor de su ausencia. Sólo basta leer el catálogo para comprender cuánto se la extraña y se lamenta su “temprana” muerte, temprana, porque no cabe duda que tenía mucho para dar y seguir dando.

El recorrido abre con una obra de inmersión total: “Cualquier salida puede ser un encierro” una video instalación donde los límites propios y los del espacio que nos rodea se pierden tanto que  algunas personas del público dudan si entrar o no.

Se trata de la imagen proyectada del mar, combinada con planos de espejos de dimensiones variables y se presenta como un pasaje a “no se sabe donde”.

Es la incertidumbre y la fuerza con que estallan nuestros referentes habituales, aquellos que aunque pobres y limitantes nos pueden contener.

Suele emplear una misma imagen, como la del “Lanzapiedras” y hacerla estallar en incontables fragmentos y en diferentes obras como “El combate perpetuo”. No hay fuerza física, hay luz, no hay violencia en el estallido, hay descomposición.

En “Esperando a los bárbaros” los mismos ojos que como colección estable del Muntref nos miran desde las escaleras que nos llevan a los distintos pisos del centro cultural, están atrapados ahora entre rústicas maderas que contrastan con la delicadeza de la video instalación que nos expone a lo que esas miradas dicen.

Bocanadas” y “Carne” en formato de impresión la primera y video la segunda conviven en una sala fascinando con la observación de ese momento que la artista capta,  Ferocidad, voracidad…las bocas enormes, abiertas no me dejan indiferente, me incluyen. Y me vuelve a incluir con una instalación y video que nos sitúa como sujetos, más que como público, en el campo de la sospecha.

Cualquiera de nosotrxs que haya tenido más de 15 años (cifra inevitablemente arbritraria) durante los años setenta puede estremecerse ante la leyenda que subtitula la instalación (que no tiene título tal vez por accidente), en la que nos advierte que “cualquier gesto que sostengamos por un período de hasta 20 segundos puede ser peligroso”  Y al cabo del 20 segundos la proyección muestra un estallido que nos estremece. Es en forma de loop y podemos permanecer en ese juego fugaz que es otra forma de estallido.

La intensidad de la obra y los niveles de tensión plástica y artística que logra como los que provoca emocionalmente, nos afectan y nos llevan inevitablemente a reflexionar  …o a huir. No hay mecanismo de negación posible, seguimos reflexionando con la obra de Graciela Sacco.

En el segundo piso, la obra de Leila Alaoui, nos habla del concepto de migrar en su video instalación “Crossing” que alude a quienes cruzan el océano con la mirada puesta en Europa, una compleja utopia para “el imaginario colectivo africano” según nos dice D. Wechler en el catálogo. La artista  explora la forma de contar una experiencia sin quedar limtada a la forma habitual. Alaoui transmite y produce esa emoción que a su vez redunda en dolor, un dolor que no está en la cicatriz que lleva la persona fotografiada, sino en la mirada que capta la sensible fotógrafa. Cuando sentimos el poder de esa mirada sabemos que esa mujer no es otra, es nosotras. Ciertamente Alaoui expresa con su obra la realidad política de la investigación en combinación con la acción artística que genera conciencia.

“Podríamos esforzarnos por crear otra cultura política donde el sufrimiento por la violencia repentina y por la pérdida tanto como la represalia violenta dejen de ser la norma de la vida política” Judith Butler (Vida Precaria. Bs. As. Paidós, 2006, p.16)

Este párrafo elegido por la curaduría está oportunamente ploteado en la pared externa a la sala.

Leila Alaoui, la joven artista desaparecida en acción, nos conmueve y nos duele, tal vez todavía no se pueda llegar a concretar “un nuevo modelo de mujer árabe, sin ataduras” según dice el catálogo. Pero sin dudas Alaoui es el eslabón necesario para lograrlo.

geiger 1
Ana Bella Geiger
geiger 2
Ana Bella Geiger
geiger 5
Ana Bella Geiger
geiger 6
Ana Bella Geiger
geiger4
Ana Bella Geiger
sacco 1
Graciela Sacco
sacco5
Graciela Sacco
Graciela Sacco
Graciela Sacco