Le corviné, Juan Pablo Ruiz

0
0

Le corviné. La legendaria historia de Ivonne, princesa de Borgoña es una adaptación de Yvonne, princesa de Borgoña de Witold Gombrowicz, el reconocido escritor polaco que vivió más de veinte años en la Argentina. En esta pieza, lo esencial pasa por los gestos y el maquillaje que acentúa las expresiones. La hipérbole o exageración se hace presente en cada movimiento.  Los personajes realizan acciones enfáticamente, acentuando así su discurso y también dando relevancia al cuerpo.

El texto plantea el lugar de la mujer como accesorio, aunque también puede cobrar relevancia central cuando, como sucede en este caso, una mujer es codiciada por muchos. Otro tema que es puesto en relieve es el de la fealdad y belleza femeninas: cómo una mujer puede resultar atractiva más allá de su imagen. Ivonne es tímida, callada, insulsa, nada voluptuosa, se podría pensar que no tiene ningún atractivo para los hombres. No se arregla como las demás y no tiene una actitud seductora; sin embargo es el foco de todas las miradas.

Si lo femenino pasa más por lo que se insinúa y se sugiere, este texto estaría en consonancia con esa idea de mujer. Es que no necesariamente el atractivo femenino debe estar ligado a lo que se muestra; también puede pasar por lo que se oculta y ejerce una fuerza magnética desde las sombras. Las otras, las que no son Ivonne, tienen una actitud avasallante, incluso ridícula. Hay una caricatura de cierto tipo de mujer chismosa, entrometida y venenosa. Estas son las mujeres vinculadas con el poder: reina y cortesanas. Un entorno donde la envidia se apodera de todos los seres. Los hombres en el poder también muestran su costado ridículo, en la lucha por ver quién domina la escena.

Todas las interpretaciones de los personajes de la corte (actuaciones de Juan Pablo Ruiz, Romina Trigo, Julián Cardoso, Germán Rodríguez Estraviz, Natalia Lisotto, Rosario Ibarra, Malen Spósito) están muy logradas y se nota que hay un gran trabajo en equipo. El director Braian Alonso consigue  llevar a cabo una muy buena puesta de este texto. Merecen mención aparte el vestuario y el maquillaje, que, como se remarcó anteriormente, tienen enorme peso en la narración de esta historia. La figura de Ivonne, nada fácil de interpretar es muy bien llevada por Florentina Messina. Vestida de blanco y casi sin mostrar expresiones en su rostro, es el contraste perfecto de todos los otros personajes.

En tiempos marcados por la búsqueda de belleza artificial por todos los medios, esta historia de la bella y la bestia al revés  –donde el bello es el príncipe y la fea, es aquella de quien el varón se enamora–  podría ser de gran interés para más de un personaje de nuestra farándula. No todo lo que reluce es oro y las apariencias engañan; también lo esencial es invisible a los ojos. Le corviné resulta una obra para reflexionar y festejar que el teatro argentino rescate a una figura tan destacada de nuestras letras como Gombrowicz (el espectáculo ha participado del XII Festival Internacional Gombrowicz, donde la compañía ha recibido una mención especial y luego ha realizado una gira por Polonia). Sin dejar nunca de lado el humor, este trabajo, que utiliza técnicas del clown y la comedia del arte, ahonda en todo lo frívolo que rige este mundo.

Ficha artístico-técnica

Asistencia General: Andres Gavaldá; Producción Ejecutiva: Marcela Andrés; Asistencia de producción: Verónica Zacayan; Entrenamiento: Nadia Gómez; Escenografía: Adriana Baldani; Vestuario: Josefina Tarquini y Tamarindo; Diseño de maquillaje: Juan Pablo Ruiz; Asistencia de maquillaje: Florentina Messina; Iluminación: Estefanía Piotrkowski; Diseño Gráfico: Josefina Tarquini y Mariano de la Iglesia; Audiovisual:Mauro Milanich; Fotografía: Nahuel Lozano; Duración: 75 minutos; Prensa: Silvina Pizarro

Funciones: Desde el 3 de marzo hasta el 28 de abril –con excepción del 14 de abril, día en el que no habrá función por evento de la sala– Sábados, 22 h / En Hasta Trilce Teatro, Maza 177 // Entrada: $200 (Estudiantes y Jubilados $180)