Clásicos en el teatro de Buenos Aires

0
0

Entre la gran cantidad de obras que se dan en la cartelera de Buenos Aires, siempre hay varios clásicos en versiones más o menos fieles al original. Dentro de los autores más elegidos, están William Shakespeare y Federico García Lorca, pero si recorremos los teatros porteños, la oferta es variada: a los mencionados se suman Petronio y Tennessee Williams, para mencionar algunos.

Mark Twain afirmaba irónicamente que “un clásico es algo que todo el mundo querría haber leído y nadie quiere leer”. Con una cantidad inabarcable de libros o de ebooks –que para colmo aumenta día a día–, ¿por qué dedicar nuestro corto tiempo a leer a autores de un pasado remoto? Quizás, una de las mejores respuestas sea la de Ítalo Calvino: “Un clásico es un libro que nunca termina de decir lo que tiene que decir”. Entonces, cada época retoma a estos autores universales, los relee, los reinterpreta y los resignifica a partir de los valores propios de cada momento. En consecuencia, las adaptaciones no solo tienen en cuenta al nuevo destinatario, sino también al contexto socio-cultural en que se producen, de modo que encontramos un amplio abanico de posibilidades que van desde la fidelidad casi absoluta hasta versiones de las que solo quedan los personajes o el tema principal.

Recordamos algunas de las adaptaciones que ya se estrenaron o que están próximas a estrenarse en nuestros teatros.

La señora Macbeth, Griselda Gambaro (reestreno 4 de marzo): actualiza la tragedia de William Shakespeare, pero con una mirada femenina que problematiza el lugar de la mujer en un contexto en el que quienes mandan son los hombres.

Macbeth, versión de Roberto Aguirre (estreno 10 de marzo): el mundo shakespeareano se construye a partir de los actores e intenta volver al teatro como entretenimiento primario. Un elenco pequeño cuenta toda la historia, y el recurso de actuación se inclina hacia el corrimiento de las convenciones teatrales.

Mil Federicos, Mariana Mazover: es este el resultado de un trabajo de creación colectiva a partir de fragmentos de poemas, cartas, mensajes radiales y papeles sueltos que narran la vida de Federico García Lorca, y de textos e improvisaciones de Hernán Lewkowicz.

Bodas de Sangre, radioteatro folclórico, Fernando Rodil: una interesante adaptación en la que la historia original de Lorca se mezcla con el folclore, la radio y el recurso del teatro dentro del teatro.

El caso Efesio, Armando Bolatto: El Satiricón de Petronio, publicada en 1482, es una narración enmarcada, es decir, una serie de historias contenidas dentro de otra. Una de esas historias es “La matrona de Éfeso”, que aborda el tema de la fidelidad femenina y que finaliza con una sentencia discutible hoy, aunque entendible dentro de la época en que fue escrita la obra: “Confía tu barco a los vientos / pero jamás tu corazón a una mujer / porque las olas son más firmes / que la fidelidad de la mujer”. Bolatto retoma el tema y transforma la historia en una farsa, pero con el objetivo de reivindicar a la mujer y no ya de censurarla como hacía Petronio.

Dulce pájaro de la juventud, Tennesee Williams: Chance Wayne y Alexandra del Lago se unen en una búsqueda desesperada intentando sostenerse en el otro y valerse de él: procuran revivir esa juventud que simboliza el paraíso, aquello que ya no se tiene, el momento de la inocencia.

Estas son algunas de las propuestas que actualizan los clásicos y nos permiten disfrutar de buenos argumentos y personajes inolvidables, y que, además, nos invitan a reflexionar sobre los grandes temas que nos interesan a todos.

Foto: teatro El Globo en Londres, donde Shakespeare estrenó muchas de sus obras.