Tute cabrero, Roberto Cossa

0
0

La obra nos sumerge en el centro de un drama humano donde brotan las miserias, los rencores, los celos y sobre todo, ese deseo por sobrevivir en circunstancias hostiles. Tute Cabrero retrata el mundo del trabajo y, pese a haber sido escrita en la década del sesenta, tiene una vigencia sorprendente. Porque en esta trama, hay tres trabajadores, dibujantes que trabajan para la empresa Alfa y deben decidir entre ellos cuál se irá. Ninguno quiere abandonar su puesto de trabajo, claro está, porque el mercado no acompaña y en particular, el mayor, Sosa, quedará en una situación de extrema vulnerabilidad si pierde su empleo.

Hay que destacar que el elenco está a la altura de este clásico dentro de la dramaturgia argentina. Todos los personajes masculinos muestran esa preocupación por llevar el pan a sus casas y querrán mantener sus puestos cueste lo que cueste, porque el trabajo aporta dignidad. Jorge Graciosi, Fernando Ricco y Juan Manuel Romero logran llevar adelante los diálogos con sumo profesionalismo. Los personajes femeninos están retratados como aquellos que acompañan al hombre, pero que también tienen injerencia sobre sus decisiones (lo apoyan, o lo censuran o le dicen lo que tiene que hacer). Las actrices Rosario Albornoz, Patricia Durán y Elida Schinocca consiguen ser convincentes y acompañan con una interpretación que no cae en excesos; transmiten emociones en su justa medida.

En una sociedad donde hay muchos excluidos, vale la pena pensar en los temas actuales que propone esta pieza: el mundo empresarial y las presiones que genera, las situaciones límite que sacan lo peor de cada uno, el lugar de la mujer subordinado al del hombre, las personas conformándose con un trabajo mediocre y repetitivo por necesidad, la importancia de tener un título universitario, las temibles jerarquías dentro del ámbito laboral. Nadie quiere quedar afuera de un sistema, aunque el sistema sea siniestro y nos obligue a perder nuestra humanidad. Por suerte, el arte nos da un lugar para pensar sobre estos tiempos, para tener una visión crítica y proyectar un futuro diferente, a pesar de que parezca una utopía.

Esta puesta de Graciosi (con más de una docena de puestas de Tito Cossa en su haber) viene en un momento muy oportuno. El director nos muestra su hábil mano para dirigir a este conjunto de actores y nos muestra también un precioso mensaje a través de esta obra que nos recuerda cómo la solidaridad puede llegar a salvarnos si dejamos de pensar en destruir a nuestro prójimo, de pensar siempre al colega como un adversario. Un mensaje poderoso y elocuente para una época regida por la competitividad.

tute grupal

Ficha Técnica: Autor: Tito Cossa; Intérpretes: Rosario Albornoz, Patricia Durán, Jorge Graciosi, Fernando Ricco, Juan Manuel Romero, Elida Schinocca; Vestuario: Maria Armentano; Iluminación: Héctor Calmet; Diseño de Espacio: Héctor Calmet; Música Original: Malena Graciosi; Operación Técnica: Fernando Díaz; Fotografía: Martín Albarracín; Diseño Gráfico: Sebastián Roitter; Asistente de Producción: Cecilia Santos; Asistencia de Dirección: Sofía Grassetti; Dirección: Jorge Graciosi

Funciones: A partir del 17 de febrero, sábados a las 22.30 hs. / En el Teatro Andamio, Paraná 660 / Entrada $230.- (Descuentos a Estudiantes y Jubilados) / Informes 4373-5670 – Web: http://www.andamio90.org