La Señora Macbeth, Griselda Gambaro

0
35

Leer o ver en escena una obra de Griselda Gambaro es garantía de buen teatro, profundo, siempre actual y revelador del alma humana. En esta ocasión, La Señora Macbeth –en su segunda temporadaactualiza la tragedia de William Shakespeare, pero con una mirada femenina que problematiza el lugar de la mujer en un contexto en el que quienes mandan son los hombres.

- Publicidad -

La Señora Macbeth es, ante todo, una mujer enamorada, torturada, una mujer que sufre hasta el punto de olvidarse de sí misma para vivir en función de su esposo. Esa mirada femenina de la que hablábamos antes se potencia con las tres jóvenes brujas que, con mucha ironía, sarcasmo y crudeza, dialogan con la protagonista en un texto de gran contenido filosófico que recorre varios temas: los celos, la locura, el amor, el engaño, la ambición y el poder.

La obra de Shakespeare es una de sus grandes tragedias, y en ella se muestran las nefastas consecuencias que provoca el poder presentado como una enfermedad que avanza y destruye todo lo que encuentra a su paso. No hay obstáculo que logre frenar la ambición desmedida de Macbeth, pero también la de su mujer, a la que Gambaro dota de una personalidad riquísima llena de matices. En este sentido, la obra requería una actriz que pudiera dar cuenta de esa riqueza, y Romina Pinto lo hace con una actuación impecable. Frágil por momentos, dura en otros; exultante, depresiva; capaz de odiar y amar al mismo tiempo; fuerte pero también fácilmente influenciable por las tres brujas, es este un personaje que le calza perfecto a Romina que se luce en los 70 minutos que dura la obra, no solo en los diálogos, sino también en su trabajo corporal. También lo hacen Laura Calderón, Camila del Rio y Karina Iazurlo –las brujas–, que logran dotar de individualidad a sus personajes, aunque forman parte de un coro que oscila entre la adulación y el hostigamiento. Completa el elenco Pablo Lambarri, que consigue ser un muy buen contrapunto de las figuras femeninas.

La problematización del lugar de la mujer merece un párrafo aparte porque es lo que le otorga singularidad y originalidad a esta obra. Lo que hace Gambaro es trasladar el eje de la obra y situarlo en la protagonista. De este modo, todo lo sabemos a partir de su discurso, de su sensibilidad de mujer y de su tragedia personal: vivir bajo la sombra de un hombre y de una sociedad que no la oye y no le permite ser ella misma.

Con la excelente dirección de Roberto Lachivita y con una escenografía mínima, pero con los elementos precisos para crear una atmósfera inquietante y casi fantástica –en la que es fundamental la percusión de Laura Regueira–, La Señora Macbeth vuelve el 4 de marzo en el teatro Andamio.

Ficha artístico-técnica

Texto: Griselda Gambaro // Intérpretes: Romina Pinto, Pablo Lambarri, Laura Calderón, Camila del Rio y Karina Iazurlo // Percusión: Laura Regueira // Coach de Clown: Rosina Fraschina // Coreografías: Vivi Villarroel // Asistencia de dirección: Grace Ulloa // Dirección: Roberto Lachivita // Maquillaje: Carola Cofine // Diseño de Vestuario: Anastasia Meier // Diseño de Luces: Claudio Del Bianco y Estefanía Piotrkowski // Fotografía: Gonzalo Cortes // Diseño Gráfico: Rosario Cáceres // Funciones: a partir del 4 de marzo, todos los domingos a las 17.30, únicas ocho funciones (hasta el 29 de abril, inclusive) // En el Teatro Andamio, Paraná 660 // Entrada: $ 250 (Estudiantes y Jubilados $ 220) // Duración: 70 minutos // + Info: 4373-5670 – Web: http://www.andamio90.org