Lo que el odio se llevó, exposición de fotografías en el CC Paco Urondo

0
1

Cualquiera que haya podido ver la obra de la Tupac puede notar el corazón de Evita en ella. Evita siempre decía que cuando los ricos hacen obras para los pobres las hacen con mentalidad de pobres. Por eso toda su obra estaba atravesada por un profundo amor que habitaba en los modernos polideportivos y hogares que construyó y en los delicados uniformes de los torneos Evita.

Ese amor por el pueblo no siempre está presente en la obra pública.

Recorrer las calles de los barrios de la Tupac, con sus parques cuidados, sus hermosos murales era un recorrido por el amor de Evita y el Che por su pueblo. Era el sueño colectivo, el fin de la salvación individual, la utopía un poco más cerca de los sin techo, de los sin futuro. No se atraviesan sus casas, sus centros de salud, sus piletas, sus canchas deportivas siendo el que uno fue, el recorrido transforma las cabezas y los corazones. La obra de la Tupac era para ser habitada, disfrutada y sentida. En julio de este año, un recorrido por sus obras nos sumió en una atónita pesadilla: piletas abandonadas, centros de salud cerrados y saqueados, juegos infantiles destruidos, vestuarios de las piletas rotos a mazazos, jardines maternales cerrados.

Es una tarea difícil tratar de imaginarse alguien con una maza destruyendo un baño donde se cambian los niños antes de entrar a la pileta.

Cuesta entender la mano que destruyó el laboratorio donde se elaboraban remedios gratuitos. En el ´55 los aviones de las FFAA sobrevolaron la plaza de mayo bombardeando y destruyendo. Gerardo Morales en Jujuy encarceló, clausuró y destruyó lo que pudo a su paso.

La pregunta es siempre por el alcance del odio frente a la construcción popular, al intento de levantar la cabeza de los despojados de toda dignidad. Así como en la obra de la Tupac está presente ladrillo por ladrillo el amor, es odio lo que generan en esa minoría dueña de las tierras, las empresas, el disfrute y las sonrisas blancas. Vivimos en un mundo donde los intentos por construir una sociedad distinta se pagan caros, con cárcel y destrucción.

Y ahí, entre los escombros de los toboganes de las piletas que alguna vez fueron, asoman algunos brotes: vecinos cuidando con amor camillas de dentista salvadas del desastre, manteniendo como pueden las copas de leche, limpiando y arreglando entre todos las piletas, resguardando con esmero una balanza para pesar bebés.

Y así como la Tierra está condenada a repetir sus ciclos, la voluntad del pueblo elige resguardar para volver a construir, preservar para volver a hacer realidad la utopía común de trabajar, disfrutar y educarse sin sentir que están afuera de un mundo creado para otros.

 

Laura Gonzalez Vidal nació en Buenos Aires en 1967. Cursa la Carrera de Artes, con especialización en Artes Plásticas (UBA). Se inició en la fotografía en el año 1996, en el Fotoclub Buenos Aires, realizó el Taller de Imagen y composición con Rodolfo Cano, Iluminación con Silvio Zucheri, asistió durante 2002 a los talleres de clínica de fotografía documental con Jorge Saenz, el taller de fotografía documental con Daniel Merle, Clínica de la imagen con Julieta Escardó y Gabriel Valansi y la Clínica de Arte Contemporáneo con Fabiana Varred. Realizó varias exposiciones, muestra colectiva en Galería VVV (2007), “Nacho y Vivi” en Bar y Centro de Arte “El Lobo Estepario” (2009), “Escrito en el cuerpo” en el Local de tatuajes “Tatoo Or Die” (2010), “Carteras” en Facultad de Psicología (2011), “Mujer Maravilla” en CampoBravo (2014) y la Exposición colectiva “Cosmos” en El Ojo Errante (2014). Reside en la Ciudad de Buenos Aires – Argentina.

Silvana Lanchez nació en Buenos Aires en 1973. Cursó Ciencias de la Comunicación (UBA). Se inició en la fotografía en el año 2006, realizó el Seminario de retrato e iluminación con Pablo Garber, laboratorio blanco y negro con David Beniluz, asistió durante los años 2012, 2013, 2015 y 2016 a los talleres de clínica de ensayo fotográfico con Adriana Lestido y el Taller de expresión, lenguaje y estética fotográfica con Ataúlfo Perez Aznar, desde 2013 hasta 2017. Publicó el libro Flores, de fotografías en 2014. Es Editora de Impresión Revista. Actualmente trabaja en producciones fotográficas independientes y colabora con medios nacionales. Realizó varias muestras fotograficas tales como: “Construir un Milagro” en la Biblioteca del Congreso Nacional, (2017), “Flores ”, Centro Cultural y Museo Casa Macedonio Graz, Jujuy, (2015), “Imaginerias de una Historia Colectiva” Tecnopolis, Ministerio de Cultura de la Nación (2015), “Las IDEAS DE LA DEMOCRACIA DE LA PALABRA A LA IMAGEN” – PALACIO San Miguel, CABA (2014), “Flores” – Museo de Artes Plasticas Sivori, (2014), “13 Aniversario de la Organizacion Barrial Tupac Amaru” – Jujuy (2012), “Queremos trabajo, salud y educación” en la Fotogaleria de la Universidad de Buenos Aires (2009), “Organización Barrial Tupac Amaru ”, (2008) en el ENERC. Escuela Nacional de Experimentación y realización cinematografica.

 

Lo que el odio se llevó. Fotografías de Laura González Vidal y Silvana Lanchez.
Del 14 al 28 de febrero. Apertura: 19 de febrero 19 hs
Centro Cultural Paco Urondo, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires
25 de Mayo 201, CABA
La muestra podrá visitarse de lunes a viernes de 9 a 21hs y sábados de 9 a 13hs
Entrada libre y gratuita.

Compartir
Artículo anteriorConrado Nalé Roxlo: poeta, humorista y dramaturgo
Artículo siguienteEscribir, Marguerite Duras
El portal de arte, cultura y espectáculos de habla hispana. Desde la ciudad de Buenos Aires, Argentina, Leedor.com brinda noticias de cultura, una vasta oferta de contenidos de producción propia organizados en secciones temáticas y un interesante conjunto de servicios gratuitos que facilitan el acceso a la información sobre arte, cultura y espectáculos en español.