“Este es un momento para generar propuestas conjuntas”, Vita Escardó y Victoria Egea

1
0

Vita Escardó y Victoria Egea estrenaron el sábado pasado El río trae, un espectáculo con música en vivo y proyecciones audiovisuales. Juntas, además, forman La Loca, un equipo de investigación artística que nace en 1999 con el objetivo de producir obras sobre la base de la investigación de diferentes temas que se van proponiendo.

Charlamos con Vita y Victoria, quienes nos cuentan sobre el proceso creativo de la obra y su relación con el trabajo en La Loca.

Cada vez más obras surgen como creación colectiva, ¿a qué se debe eso?

Vita: Me parece que es una manera de expresar un proceso que usualmente se da en el teatro: más allá de los roles preestablecidos, el resultado casi siempre se debe a un aporte del conjunto sobre la totalidad de la pieza. Tradicionalmente se hace un listado: director, intérprete, autor, etc., pero en la práctica cotidiana esos límites no son rígidos. Eso logra un todo en la puesta, más que una suma de partes. También me gustaría pensar que como comunidad artística sentimos que es un momento para generar propuestas conjuntas. Soy idealista.

Victoria: Me parece que, en realidad, siempre es una creación colectiva, con roles definidos, pero que de alguna manera en el proceso son más flexibles. La improvisación suele ser el método que se utiliza para llegar a las escenas, a los personajes, y así surge desde lo colectivo la “imagen final”. Creo que en lo colectivo todos se nutren más y hay una tendencia y necesidad, me parece, de expresar lo que pasa y de nombrarlo. Como un proceso de todos.

En el caso de ustedes, ¿por qué eligieron la construcción colectiva?

Vita: Desde que empezamos con La Loca, elegimos trabajar así. Eso fue allá por el 2000. Como artistas hacemos varias cosas: escribir, cantar, diseñar, actuar. Nos pareció importante poder volcar esos deseos de manera consensuada. Elegimos trabajar así, pero además nos sale esa manera de modo natural. Disfrutamos de la construcción compartida.

Victoria: Fue natural. Comenzamos preguntándonos qué queríamos hacer y a partir de eso comenzó a gestarse una manera de trabajo que, si bien lleva mucho tiempo, es muy disfrutable y nutritivo. Nuestro primer espectáculo, surgió así Vita quería cantar  y estaba cantando tangos, y yo quería hacer humor, y nació Tardesculturales con Gina y Beba, un espectáculo de tango y humor declarado de interés cultural por la legislatura porteña.

¿Qué conceptos estéticos guían a La Loca?

Vita: Desde los textos, el diálogo con otros autores y autoras, ya sea en letras de canciones, relatos o poemas. Esto viene de la necesidad que nos surge de investigar ciertos temas. En esas búsquedas, encontramos otras voces que dicen cosas que nos resuenan. Desde lo íntimo mantenemos una mirada poética y trabajamos con símbolos. Pero el concepto más intenso pienso que es el de amalgama: una superposición de lenguajes que como resultado implica al espectador. Al disparar la asociación libre, las imágenes y las palabras se completan con la mirada de los demás.

Victoria: Me parece que la poesía es un eje importante, cada vez que necesitamos contar algo lo hacemos desde la poesía y la imagen poética; la estética, los objetos que utilizamos, la escenografía, realizada por Gabriel Díaz, esa es otra pata de fundamental de La Loca. Y siempre está la música, ahí Sergio Sainz es nuestro director musical.

¿Qué temas se vienen repitiendo a lo largo de los diferentes espectáculos?

Vita: Género, derechos humanos, la porteñidad, la locura, los mitos, la poesía…

Victoria: Idem, y el amor en todas sus formas

¿Cómo es un día típico mientras están en el proceso creativo de una obra?

Vita: Comemos algo, cocinamos, compartimos la vida cotidiana. Cuando llega el momento, aparece la música. Alguno dice: “Encontré este texto, me gustaría hacerlo” o  “me gustaría que trabajáramos sobre la idea del río”. Los demás se enganchan, aportan una imagen, una idea. Con el paso de esos encuentros, algunas ideas van decantando y quedan. En el intermedio entre esos encuentros, nos enviamos audios, mails con nuevos materiales que produjimos o encontramos. Puede pasar bastante tiempo hasta que esas ideas se hilan o toman forma entrelazadas. En ese punto la dinámica de los encuentros cambia: vamos directo a la creación de lo que buscamos producir o a fijar lo producido, a ensayar propiamente.

Victoria: Es libre y respeta los tiempos de cada uno. El primer encuentro del comienzo de cada obra puede ser en la cocina, mientras cocinamos, o en la sobremesa, con la familia, los hijos, ahora más grandes, pero antes gateaban literalmente entre nosotras. Surge una idea, se van sumando los deseos de cada integrante, y luego comienza todo un proceso interno y personal de búsqueda de textos, de escribir, de buscar música que vamos compartiendo. Luego Vita es la que generalmente junta y escribe lo que va surgiendo, y cuando aparece el texto, bueno, ahí comienzan los ensayos, y es cuando ponemos el cuerpo en acción, donde muchas veces matamos las ideas que en un principio nos gustaban tanto. Ahí literalmente mutilamos textos, borramos escenas completas, limpiamos en pos de lo colectivo.

¿Cuál es el aporte de La Loca al debate sobre la violencia de género?

Vita: En las participaciones que vinimos haciendo, por ejemplo los 25 de noviembre, mostramos los mandatos a los que se somete a las mujeres. También cómo se naturalizan los estereotipos, y esa violencia a través de canciones o textos. Cuando fue posible, leímos testimonios que daban cuenta del tema. En otras ocasiones nos valemos del humor. Cuando trabajamos sobre Juana I de Castilla, mostramos cómo la red patriarcal de poder la ubicó como “loca”. En El río trae también nos ocupamos de mostrar cuánto de esta violencia atraviesa nuestra cultura a lo largo de los siglos.

Victoria: Muchas veces apelamos al humor, otras no. Hemos participado del Día Internacional de la No Violencia de Género, de presentaciones de libros, y nuestras obras están atravesadas por el tema: somos dos mujeres y no hay manera que no aparezca. Además, estamos acompañadas por dos hombres que profundizan esa necesidad de contar. Y nos llamamos La Loca, en conmemoración de todas las veces que nos llaman “locas” a las mujeres.

El río trae

Funciones: sábados a las 22.30; Teatro: No Avestruz Espacio de Cultura; Dirección: Humboldt 1857

Trailer: https://www.youtube.com/watch?v=U_G06keiox8