Secreta, Lucila Cornejo

0
0

La hibris es un concepto griego que puede traducirse como “desmesura” y alude a la falta de control sobre los propios impulsos, producto de las pasiones exageradas. Mercedes, la protagonista de Secreta, vive todo intensamente y tiene muchas contradicciones, lo que de alguna manera la hace transitar la desmesura después de que su marido la abandonó por una mujer más joven y la dejó sola con sus mellizos.

Sin embargo, no es ella una mujer sumisa y abnegada que se conforma, sino que es alguien que considera que merece otra vida. A partir de sus propias palabras, sabemos que lo que ella quiere, en principio, es buena ropa, salidas, viajes, todo lo que en su presente no puede tener: “Porque los planes para mí, la hija de uno de los expresidentes de la Sociedad Rural Argentina, con campos en La Pampa, ojos curiosos y apellido ilustre, deberían de haber sido otros”. Para tener aquello que cree que le corresponde, está dispuesta a todo y es entonces cuando se cruza en su vida Rafael Braun, un asesor financiero de deportistas de élite, en su mayoría jugadores de polo, que también tiene a su cargo otras tareas un poco más oscuras. La relación con este hombre llevará a Mercedes a “meterse en el barro”, lo que en el fondo es una manera de conocer los propios límites.

La novela de Lucila Cornejo tiene como intención primera contar una historia atrapante, y en este sentido, cumple con su objetivo. No hay pretensiones filosóficas, ni moralistas ni sociológicas, y eso es una ventaja porque la trama fluye, atrapa y mantiene al lector expectante acerca de lo que vendrá. Como buen texto realista, además, describe situaciones, espacios y personajes reconocibles, de esos que podríamos encontrar en nuestra familia o en nuestro barrio, seres con un pasado, con conflictos producto del contexto en que les tocó vivir. Después de todo, lo que le pasa a Mercedes, más allá de sus particularidades, es lo que les ocurre a tantas mujeres solas que tienen que enfrentar la vida como les sale o como pueden. Por esto, gran parte del camino que hace la protagonista tiene que ver con aprender a no juzgarse y a aceptar sus errores con una actitud comprensiva aunque, por momentos, un poco más severa.

En síntesis, Secreta es de esos libros que uno puede leer en cualquier lado, de esas lecturas que acompañan y que no defraudan porque desde los primeros renglones la autora pone las cartas sobre la mesa cumpliendo esa premisa que enunciaba Kurt Vonnegut: “Utiliza el tiempo de un completo desconocido de forma que él o ella no sienta que lo está malgastando”.

Ficha técnica

Secreta, Lucila Cornejo, Vinciguerra, 2017, 360 págs.