Una escultura de Dennis Oppenheim es destruida por no tener valor artístico

0
7

Sucedió hace pocos días en la ciudad de Busan, Corea del Sur. En la playa de Haeundae estaba emplazada desde 2010 una escultura, de Dennis Oppenheim (EEUU, 1938-2011), titulada Chamber, fruto e su participación en la Bienal de ese año, que fue destruida por autoridades de la ciudad.

Los argumentos esgrimidos fueron que la pieza: estaba en malas condiciones, era una espina en el ojo que ofendía la vista y carecía de valor artístico.

Hecha de plástico y acero para juego e interacción de los bañistas, había quedado dañada durante un tifón en 2016.

La escultura había costado 800 millones de wons (unos 755 mil dólares) y la organización de la propia bienal coincidió en evalauar negativamente su estado. La viuda del reconocido artista pionero del land art, y administradora de sus obras sostuvo que era un pésimo antecedente para futuras convocatorias de arte público en ese país.