Películas recomendadas sobre artistas: Anselm Kiefer

0
0

Louise Bourgeois abrió nuestra primera entrega de documentales para ver online y de manera libre, casi como una declaración de principios. Le sigue ahora el artista alemán nacido en 1945 Anselm Kiefer. Y lo que encontramos, miramos y recomendamos busca aliviar estos días densos que vivimos para seguir haciéndonos preguntas.

Número uno. Anselm Kiefer – Teutonic Mythology, cortometraje de 7:05 minutos, ideal para empezar a conocerlo, video de estudiante de arte que presenta una sucesión de sus pinturas más representativas. Modo de asomarse a un holocausto plástico sobrecogedor. Si ya se conoce bien la obra del maestro, puede ser salteado y pasar directamente a dos. Una de las perlas, la elección de la música de la banda sueca dark  industrial In Slaughter Natives.

 

Número dos. Anselm Kiefer Remembering the Future, con material de archivo. Presenta de manera clara y concreta el contexto histórico político que acompaña al creador en sus años de vida. Para avanzar en reconocer a uno de los artistas clave del neoexpresionismo y el giro posmoderno de los años 80.

 
Número tres y ya para iniciados. Por encima de sus ciudades hierba crecerá, el alucinante documental de la directora Sophie Fiennes (Reino Unido, 1967) que hace flotar su cámara sobre la estadía de Kiefer en Barjac, localidad del sur de Francia cercana a Alés. Fiennes es bien conocida por el público cinéfilo intelectual ya que dirigió dos películas de culto y regodeo: The Pervert’s Guide to Cinema (2006) y The Pervert’s Guide to Ideology (2012, presente en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata del año siguiente), ambos una especie de clases/visita guiada de Slavoj Žižek.

Allí, en Barjac, se encuentra el taller del artista desde 1993, construido en La Ribotte, en una antigua fábrica de seda. La cámara de Fiennes recorre los espacios de este enorme predio de 35 hectáreas, y desde el inicio el viaje se nos adelantan un mundo de filiaciones que reescriben la realidad de ese mundo onírico donde las tensiones entre naturaleza/cultura, tecnológico/artesanal, desecho/industria, poético/estético… no pasan desapercibidas.

La generosidad del artista mostrando técnicas, materiales, secretos, así como su estudio y sus ideas sobre el arte, también se agradecen en la película.

Una dedicatoria escrita por Kiefer en el muro de su taller, reza: “Para Ingeborm Bachman, solo con el viento, el tiempo y el sonido”, cita a la gran escritora feminista austríaca cuya voz sobre la violencia de la vida se enfrenta con la lucha para liberarse de la negra locura alemana. Muy romántico diálogo. Sus textos parecen también flotar en el taller de Kiefer captado en este documental demorado que provoca percepciones y sensaciones que hay que transitar.