Graciela Taquini: “La obra secreta” inventa un nuevo formato para el cine argentino.

0
2

De próximo estreno, La obra secreta, un film que coquetea entre el video arte y la ficción, dirigido por Graciela Taquini, e ideado, proyectado y producido por Mariano Cohn, Gastón y Andrés Duprat, quienes retoman  luego de El hombre de al lado el tema de la casa Curutchet en la ciudad de La Plata, diseñada por Le Corbusier. Esta vez para darle todo el protagonismo.

Mantuvimos una interesantísima charla con Graciela sobre la experiencia transitada en su ópera prima, pero que resalta como un trabajo colectivo, sobre sus ideas sobre el arte, su cruce con experimentaciones varias y las relaciones entre las utopías modernistas y las distopías postmodernas.

Alejandra Portela: ¿Cómo llegás al proyecto, Graciela y cómo te sentiste realizándolo, sabemos que la experiencia fue muy importante para tu vida artística, pero contanos tus sensaciones..

Graciela Taquini: Gastón, Mariano y Andrés me convocan con el proyecto ya encaminado. Ellos piensan que puedo aportar mi cuota experimental en el proyecto. Al principio me inquieto, ya que no es lo mismo producir tus cortos de autor que hacer una película. Yo los conozco hace muchos años hemos hecho cosas juntos, ellos apoyando mi obra y yo colaborando en sus proyectos. Con Andrés no había trabajado pero sus guiones me parecen de una originalidad increíble. Él ha ganado premios, ha sido jurado en Venecia, todo un compromiso. Todos me cuidaron mucho, me blindaron y yo estuve en todas las decisiones con el equipo, tanto en los seis meses de escritura del guion en las cuatro semanas del rodaje y en los largos meses de postproduccion. Adoré a todo el equipo. Y especialmente a Jeronimo Carranza.
Por un lado reinventar el viaje fantástico de Le Corbusier desde su tumba a la Plata en tren en pleno siglo XXI me permitió crear un espacio no realista, no euclidiano, el hecho contrafáctico de un moderno en un Tercer Mundo globalizado, donde también pueda existir una cuota de fascinación por la cultura actual es un tema que me desvela. Mi cinefilia nace en mi infancia, luego fue el descubrimiento de Prelorán, el papel que tuvo mi pareja Aberto Farina. Cómo no decir que si con esa yunta.

AP: ¿Qué intervención tuvo la productora y el guionista en la creatividad de la película. Son un grupo de ideas muy compactas y muy peculiares sobre la cultura, el arte, la crítica de arte, el papel del artista.

GT: Gastón y Andrés estudiaron arquitectura en La Plata y son expertos y fans de Le Corbusier. Yo llego a la producción cuando la estructura principal ya estaba creada, de ahí en más fue ir afilando el personaje, todo se consultaba, Gastón es super detallista y obsesivo. Cuando se incorpora Hendler hace muy buenos aportes. Lo genial que hacen es pensar en una obra de divulgación artística no como un documental, sin testimonios de expertos, reportajes y locución en off tautológica y plomiza. Crean un nuevo formato para la historia del cine argentino, un híbrido, un docucomedia, sumamente divertido y por momentos desopilante con el humor típico y disolvente propio de su estilo al que yo súper adhiero.
La experimentación no sólo esta en el tratamiento de las secuencias de Le Corbusier sino en el uso de la imagen, la foto fija omnisciente de Mario Chierico, las fotos subjetivas de la mirada de Le Corbusier, las visitas en sí que hacen una barrida total por toda la obra, los soliloquios del guía contando su historia individual, los planos secuencia con steady cam. Se experimenta en el plano sonoro, el monologo interior de Elio, los textos seleccionados por Andrés y dichos en francés por Roland Bijlenga, la música, el sonido ambiente. La historia habla de un ser atrapado y yo siempre hice videos con ese tema, pero en todos había una posibilidad de salida.
Yo fui guía de museo. Ese fue mi primer trabajo después de recibirme. Creo que la critica, la curaduría, las visitas guiadas son intermediaciones que deben servir para que el espectador descubra nuevas capas de sentido. La critica no sólo es opinión.

image-2018-01-14 (1)

AP: Hay dos momentos en que se hace referencia directa a “El hombre de al lado“, cuando aparece un fragmento de la película con Spregelburd y un afiche que se ve desde una ventana. Por qué se incorporaron esas citas? 

GT: El poster es un homenaje a Alejandro Cohn, hermano de Mariano que lo dibujó. La película esta dedicada a él, que fue asesinado por mala praxis en el Hospital de San Isidro, donde políticos y médicos ocultaron todo. Al principio, en los televisores de la casa de electrodomésticos se pensó en citar a Nam june Paik pero por derechos era complicado, y entonces pensé en el guiño de la película que influyó en  La Obra Secreta.

AP: La idea del artista como ser iluminado al que no puede discutírsele su obra es un poco lo que surge de las películas de los Duprat y Cohn no? Tanto en “El ciudadano ilustre“, como en “El artista” o “El hombre de al lado” aparece esto. Y un poco el personaje de Hendler lo manifiesta. Vos pensás lo mismo?

GT: Sí, más aún ahora que hay toda una polémica al respecto. El artista según Klee es un árbol, un intermediario.  La obra una vez realizada tiene un recorrido por su tiempo y por la historia, si no no habría tantas versiones de Hamlet. También creo en la historiografía como medio de rescate.

AP: Tu mano se hace muy clara en el recorrido que hace el personaje de Le Corbusier por La Plata que es uno de los tres ejes del film y la fuerte intervención de esos planos con al estilo Nan Jum Paik . Por qué ese fragmento fue el elegido para su “videoartizacion“?

GT: Creo que ya te contesté… tal vez todo eso sea un sueño de Elio, Es abierto. No hay efectos, nada es decorativo, todo es funcional, un espacio de otra dimensión.

AP: ¿Cómo percibís que va a recibir la critica, por un lado, y el público por el otro tu ópera prima.? El cine argentino no suele hacer este tipo de homenajes, y curiosamente el estreno de La obra secreta coincide con el de Todo lo que toco es mío, sobre la visita de Marcel Duchamp en Buenos Aires. Pienso también en Los próximos pasados sobre Ejercicio plastico de Siqueiros.

GT: Ni idea, la película es super divertida y los que la vieron disfrutaron mucho, pero yo no puedo mantenerme distanciada. Estoy demasiado involucrada demasiado comprometida, no quisiera defraudar.

AP: Es bastante particular el encuentro que tienen Elio Montes (Hendler) y Le Corbusier y su reclamo por la relación con Mussolini que resulta realmente descontextualizado de la admiración ciega que tiene su personaje por el arquitecto. Como surgió esa escena?

GT: La cita a Aizemberg padre hijo, es una metáfora sobre qué clase de relación debemos tener con nuestros referentes. De alguna manera ese cuestionamiento permite pensar que Elio no es un fracasado, que tiene pensamiento crítico, y a la vez que es un guía muy bueno que hace muy bien su trabajo. El Manifiesto de Rosenfeld (visto en Fundación Proa este año) trabaja el tema de enfrentar las utopías del siglo XIX y XX con la postmodernidad distópica y sin embargo, como síntesis, lograr una obra que nos hace pensar, magníficamente interpretada y pensada. El caos también puede ser interesante y puede anunciar un nuevo cosmos.

AP: Pensás, como Elio Montes, que Le Corbusier es el mejor arquitecto de toda la historia?

GT: Eso lo piensan Gastón y Andrés. Los contenidos didácticos de la película les pertenecen. No soy una especialista en el tema.

AP: Si fueras a imaginar dirigiendo una próxima película pero como proyecto personal, en solitario, sin Cohn Duprat, qué harías?

GT: Dejame disfrutar de esto. Algo estoy pensando sobre la utopía. Pero jamas haría algo solitario, si algo es el cine es trabajar en equipo y seguir trabajando con Duprat Cohn es algo que me motiva. Los llamaría como productores sin duda.