Dream Boat

0
0

Suerte de gay parade, desfile de carrozas del Día del Orgullo en formato film-acuático, donde cada uno puede ser quién quiere, cómo quiere y porque quiere, Dream Boat expone la vida en un crucero repleto de cuerpos masculinos que, lejos de carnavalizar, o justamente recuperándolo a pleno, interpelan el lugar de la libertad sexual, el deseo y las normas corporales en la globalización, atravesando las fronteras con otras determinaciones que no son sólo las políticas y se sobreimprimen contradictoriamente incluso, con éstas.

Así, no falta el joven palestino que ama a Bélgica porque allí puede ser libre, ni el indio que vive en Dubai y plantea vivir su sensualidad reconociendo lo difícil que es poder encontrar compañero si no se cumple un ideal de belleza masculino donde la homoerótica sin dudas está social y culturalmente determinada a tener un un buen trasero y un visible pene.

Fantasías que se concretan físicamente en cortes de pelo, más o menos uniformes, y musculaturas trabajadas que también ocultan el miedo a la vejez, a la soledad, a la enfermedad, a perder estos cuerpos, porque, como dice uno de los participantes “nos faltan modelos a seguir en los que reflejar nuestro futuro”.

El documental sucede mientras la nave avanza, y se filma al mismo tiempo. Un detalle que se agradece: los idiomas originales de esta suerte de Babel, es decir, más allá del inglés (con acento e inflexión propia, empero) que funciona lógicamente como lengua franca del barco, se mantienen lenguas árabes y europeas, gesto de coherencia si de libertades y diferencias se trata. Otro detalle: la fiesta temática donde toca ser mujer, cross dressing de alto nivel y un interesante planteo que pone en juego toda la masculinidad testosterónica y el show de estereotipos desplegados hasta aquí, porque “los hombres de verdad se visten de mujer, para ser ellos mismos con una imagen diferente”.

Estrenada originalmente en la Berlinale de febrero de 2017, este documental del director alemán Tristan Milewski puede verse en Netflix y es una excelente opción para acompañar el verano caliente de Buenos Aires y alrededores.