María Pichot, feminista dadá, arte y violencia obstétrica

0
0

Feminista Dadá, arte y vida enrevesados, como debe ser cuando lo que vivimos son amores. Militante activa desde hace 30 años por los derechos de las mujeres contra las cirugías innecesarias y al maltrato en los partos. Y sabe que tiene mucho para decir sobre el tema, y lo dice, en el lenguaje que mejor conoce: el artístico, y lo imbrica para enseñarnos que el patriarcado es ferozmente implacable a la hora de cortar un cordón umbilical.

Es muy dificil separar las prácticas de María, como sucede en muchas mujeres de su tipo, digamos, multiactivas en distintos frentes, porque el nodo política-estética-poética-teórica, son una agencia de vida.

Ahora, acaba de sacar su primer libro: El recetario completo de la violencia obstétrica, con un índice más que alentador de cómo pueden decirse consignas políticas usando la ironía, el sentido del humor y el sentido del amor.

Leemos la bajada del título: Entradas, guarniciones, platos principales, postre y licores de sobremesa con el auténtico sabor a hostilidad, culpa y denigración en todos sus platos.

Ya desde el comienzo, la preparación, es muy dura hacia la institución médica protagonista de la VO (violencia obstétrica) contra la que actúa María de muchas formas, poniendo el cuerpo en los hospitales, dando charlas desde la Asociación Dando a Luz, y, lo que más nos interesa en esta nota, desde  una práctica artística contundente.

IMG-20171209-WA0012

Las recetas se suceden, y tocan todos los temas, incluido, por supuesto, el aborto. Si estamos hablando del derecho de las mujeres a disfrutar y decidir sobre sus cuerpos el tema de decidir tener o no tener un hijo también le importa a Pichot, y es una terrible forma de ejercer y representar la violencia mayor que atañe a las mujeres. Justamente, es la primera receta, el plato oculto de la VO, donde el ingrediente principal de toda esta matriz de control, la hostilidad y el mal trato, es directamente proporcional al dinero de la mujer que quiera interumpir el embarazo. Las diferencias entre administración de la medicina de tipo público o privado también son datos claves.

aborto

Luego, se suceden las recetas que atañen a parto y nacimiento, con un tono implacablemente irónico y denunciador. Así, el tiempo del parto no será el del cuerpo de la mujer y de su hijx naciendo sino el de obstetras, neonátologos, parteras, anestesistas, administrativos y directores de hospital. Toda una maquinaria cuasi de tortura puesta en juego para disciplinar las cuerpas: cesáreas innecesarias, episiotomías, fórceps, maniobras de Kristeller (sí, sigue existiendo esa aberración de que una partera se te suba encima para empujar el bebé y que nazca más rápido), la eliminación de la hora de oro (la primer hora de vida que es fundamental para el vínculo y que es justamente la que se emplea para medir, pesar, inspeccionar y determinar las características biométricas del nuevo ser, totalmente separado de la madre), el aislamiento.

mujer

Ahora, lo que me interesa destacar es el trabajo de María en esta matriz de acción y pensamiento que atraviesa sus búsquedas, la relación de la práctica feminista con la práctica artística que en ella toma una armadura particular: el lenguaje dadá.

Este feminismo dadá que me atrevo a nombrar, es el mismo que pone a funcionar como sistema de obra cuando toma, de manera tan bella e irreverente, las grandes piezas cosificadoras de las cuerpas y les hace cesáreas o episiotomías. Me refiero a sus intervenciones de la serie Mutiladas: La Maja Desnuda de Francisco de Goya, El Nacimiento de Venus, de Boticelli, la Olimpia de Edouard Manet, o la joya absoluta que es su intervención en El Origen del Mundo, de Gustave Courbet, con una notoria y tajante (!) episiotomía, y de la que escribimos puntualmente en la nota María Pichot, violencia obstétrica e historia del arte.

Y no es solo cuestión de lenguaje, hay una dinastía de mujeres dadá con la que María dialoga, se interpela, se remueve, no se queda nunca quieta. Es larga la lista, así como es la de las surrealistas, aunque la historiografía se ocupe tardíamente de ellas y libros tan recientes, como Belleza Compulsiva, por tomar uno cualquiera, de Hal Foster explicite abiertamente que no se ocupará de ellas. Repensar a las mujeres en estas dos vanguardias, y en todas, es una tarea más que recae sobre nosotras, quienes venimos reclamando lugares desde hace mínimamente una década. Y no es gratuito este comentario que se me ocurre ahora, porque justamente, fue por allí, por el 2010 donde nos conocimos con María, en un curso de 8 encuentros sobre Artistas Mujeres que dimos con Gabriela Felitto Muller en el Museo Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA). Este curso se llamaba HEROINAS, lo veníamos dando en distintos lugares desde 2007, y fue en todas sus ediciones un semillar de amores incondicionales entre todas nosotras. Esos talleres fueron iniciáticos, y hoy devinieron en un andar abrazadas/abrasadas en la confluencia que la mayoría hicimos en espacios de lucha teórica, mental y corporal, en las calles, los libros, las cátedras universitarias, y en esa maravilla que le dió otro sentido a nuestros saberes y haceres, que es la lucha de las más chicas y rabiosas, que se fueron sumando al Encuentro Nacional de Mujeres, formaron el #niunamenos o las hermosas del MUA (Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales de Argentina) que están bancando como pocxs la resistencia al vaciamiento del cine. Todos estos amores, los compartimos con María.

Y con todo el grupete de hacedoras de más de 50 años, con las que andamos, unidas, organizadas, enamoradas. No tenemos que firmar un acuerdo de no hablar mal de ninguna mujer, porque jamás lo hicimos ni lo haremos. No tenemos que aclarar que aceptamos también a las mujeres trans, porque nos dimos cuenta hace rato que el binarismo (sea sexual, racial, de clase) es la raíz de la modernidad colonial y aceptamos a todas las mujeres, con conciencia gremial. No nos formamos en la disputa de poder académico ni de campo del arte pequeñito y mezquino. Nos formamos desde la autoeducación y la autodefensa, en talleres horizontales porque como decimos en Escuela de Maestras, maestras somos todas. Y aprendimos en las calles y en las casas que la única manera de construir es desde el amor. Digo esto, porque también es parte de lo que aprendí junto y gracias a María.

El Recetario es esa sensación precisa de que se tiene algo para decir que es imprescindible, y se dice como lo dice María, con dos técnicas que maneja muy bien: el dibujo y el collage, a la que suma una escritura remixadora de géneros discursivos moleculares del poder: el discurso médico, el discurso científico, el discurso academicista, la receta de cocina + la receta clínica, la escritura prescriptiva, la textualidad del deber ser. Y todo, en la parodia de atacar riéndose, desde la burla con fundamento, desde el juego del chiste que puede parecer exagerado pero que en la realidad que no queremos ver se queda corto.

IMG-20171209-WA0014

Hannah Höch, Frida Kahlo, Remedios Varo, Leonor Fini, Wanda Wulz, Meret Oppenheim, Beatrice Wood, Dora Mar… son cientas y todas las que están en los debates que venimos dando desde entonces, con María Pichot siempre presente, escribiendo a la par esta historia. Ella quizás dió un paso más, tomó esa tradición para pensarse desde la invisibilización, y se puso a dibujar, hacer collages, a tomar apuntes, a recorrer e incomodar museos. Y lo mejor, aplicar el humor, la construcción de lo absurdo, el contra razonamiento, el pequeñísimo gesto, como herramientas y lenguaje. Algo así como ser de una generación de mujeres históricamente ligadas a la cocina como lugar de acción y reclusión, y convertir ese confinamiento en una máquina de guerra.

Por eso el Recetario… como algo que puede parecer un lujo, un librito que no deja de tener su glamour en el esmerado trabajo de diseño de Leandra Larrosa y el atinado trabajo editorial de Verónica y Leandro, lxs editorxs de ese proyecto que hay que bancar siempre que es Editorial Madreselva.

Para saber o no saber, por parir o ya paridas, es un librito que recomendamos, librito pieza que apropia estrategias, recursos, técnicas y se planta en el mundo como un susurro que interrumpe la noche.

Para conseguir el libro http://editorialmadreselva.com.ar/