Un balance del 32° #MDQFest

0
0

Cuatro días de asistencia al Festival Internacional de Mar del Plata sólo permiten brindar una mirada parcial del evento. Pero por ser estos los últimos, le permiten al cronista un mejor posicionamiento dado que ya posee la opinión y críticas de otros colegas, incluyendo los de este medio -abundantes notas- cuya lectura se recomienda.

- Publicidad -

Además, el conocimiento de los ganadores de las diversas competencias y la posibilidad de ver algunos de los films premiados el último día (domingo) ayudan para la elaboración de  un balance de la versión número 32 del único Festival de Clase A de América Latina.

La tremenda desgracia del ARA San Juan tiñó de tristeza a los asistentes y principales referentes del Festival

Señálese en primer término que la máxima ganadora de la Competencia Internacional parece bien elegida. “Wajib” (traducción aproximada: “deber social”) de la directora palestina Annemarie Jacir, su tercera película, transcurre en gran parte dentro de un auto o en las casas de las familias visitadas por un padre y su hijo para entregar las invitaciones al casamiento de la hermana del más joven. En verdad los desplazamientos por diversos hogares en la ciudad de Nazareth donde transcurre la acción, parecen una excusa para ir conociendo a los dos personajes y sus marcadas diferencias ideológicas y generacionales. El hijo acaba de llegar de Italia donde vive y su posición resulta muy radical mientras que su progenitor muestra mayor tolerancia o quizás sea más condescendiente con las autoridades israelíes. El gran mérito de Jacir es su equidistancia, no bajando línea y permitiendo al espectador adherir a alguna de las dos posiciones incluso frente a fuertes discusiones como la que se entabla cuando el padre pretende llevar una invitación a un israelí de religión judía a lo que su hijo se opone. Conviene además señalar que el casamiento es entre árabes católicos, de importante presencia en ciudades como la que vio nacer a Cristo. Dato de interés adicional es que padre e hijo no lo son sólo en la ficción sino también en la vida real y que el primero (Mohammad Bakri) obtuvo además el Astor de Plata al  mejor actor. Y también que tanto la Asociación de Cronistas Cinematográficos como Signis la eligieron como mejor película.

Este cronista también tuvo oportunidad de ver Western de otra realizadora (Valeska Grisebach) justamente premiada con el Astor de Plata al mejor director (también su tercer largometraje). Presentada en Cannes (Un certain regard), también se exhibió recientemte en la “Semana de cine del Festival de Cannes” en la sala Gaumont del INCAA. Nuevamente un “enfrentamiento” con opiniones diferentes de un grupo de operarios alemanes que realizan trabajos en un río en un pueblo de Bulgaria y donde uno de ellos confraterniza con los pobladores locales, frente a cierta actitud “racista” de sus compañeros. Afortunadamente la distribución local está garantizada ya que fue adquirida durante el célebre festival francés.

El jurado de la Competencia Latinoamericana, que en decir de muchos fue la mejor, decidió compartir el premio a mejor película entre dos títulos. Se trata de la brasileña Baronesa y la dominicana “Cocote”, ambas comentadas por Leedor antes del otorgamiento de los galardones ex-aequo. Vista además la primera por quien esto escribe cabe adherir al premio ya que la “baronesa” del título es un suburbio de Belo Horizonte, donde conviven dos mujeres jóvenes de pocos recursos que traban amistad en este logrado documental de ficción dirigido aún por otra por otra realizadora, la debutante Juliana Antunes.

En cuanto a la Competencia Argentina el premio mayor fue para “El azote” (no vista) del muy prolífico y habitué de festivales José Celestino Campusano.

A señalar que en la Competencia Internacional se presentaron Al desierto (recién estrenada) de Ulises Rosell, cuyo actor (Jorge Sesán) se llevó el premio no oficial a mejor actor de SAGAI e Invisible,  el segundo largometraje de Pablo Giorgelli (“Las acacias”). Esta última trata un tema delicado como es la decisión o no de interrumpir un embarazo no deseado, destacando la notable interpretación de la joven actriz Mora Arenillas.  Hubo en la principal competencia  un tercer largometraje argentino, en verdad una coproducción con Canadá, de la realizadora residente en Montreal, Laura Bari. Se trata de “Primas”, vista el último día, que ganó el premio del público. Las dos actrices son sobrinas de la directora, con dolorosas experiencias de vejación sufridas cuando eran niñas. Le faltó quizás un buen cierre, pero este pseudo documental tiene momentos muy duros y certeros que logran por momentos impactar al espectador.

Dentro de Panorama se vieron varias joyas cinematográficas que afortunadamente se estrenarán próximamente. En tren de elegir vale la pena destacar “Last Flag Flying” de Richard Linklater (“Antes del amanecer” y secuelas) con un trío de actores espectacular. Se trata de tres veteranos de Vietnam que se reúnen por la muerte del hijo de uno de ellos (Steve Carell). La máxima revelación es la de Bryan Cranston (“Breaking Bad”) y no le va en zaga Laurence Fishburne como un pastor con un pasado poco auspicioso.

A modo de cierre señalemos la presencia de Vanessa Redgrave. Se la vio muy compungida al  igual que a José Martínez Suárez, Presidente del Festival, por la tremenda desgracia del submarino ARA San Juan. El evento tiñó de tristeza a un Festival que no dejó mucho espacio para los festejos.

Mirá también la nota sobre el cierre del Festival