Roma, Villa Borghese, Barberini y el Quirinale

0
1

Abandonarse a las numerosas muestras que estos días abrieron sus puertas en Roma es una experiencia muy fuerte, un fabuloso sacudón estético temporal de la mano de Picasso, Arcimboldo y finalmente Bernini, con la gran muestra homenaje de la Galleria Borghese al escultor, arquitecto, pintor y poseedor de infinitos talentos como el de haber creado la escenografía de la ciudad y el estilo barroco que la caracteriza.

Todas estas muestras tienen en común el hecho de estar alojadas en algunos de los más importantes palacios romanos, un exceso de belleza por todas partes como las bellísimas Scuderie del Quirinale, que fueron las caballerizas de los Papas, cuando el Papa era rey en Roma y se alojaba en la colina del Quirinale.

Restaurado hace dos décadas por la arquitecta italiana Gae Aulenti, la misma que después transformaría la Gare d’Orsay en museo, las escuderías tienen una maravillosa escalera central de escalones bajísimos, casi una subida helicoidal para llegar a los salones del primer y segundo piso donde estos días esta de huésped Picasso, con sus dibujos, pinturas y vestuarios diseñados para los Ballet rusos de Diaghilev por encargo de Jean Cocteau.

Para Picasso también abrió sus puertas uno de los palacios más suntuosos de Roma, Palacio Barberini, y le prestó el salón de honor decorado por Bernini y con frescos de Pietro da Cortona, para colgar el celebre “Parade” el telón de fondo realizado para los ballets de Diaghilev, de 18 metros de ancho y 12 metros de altura, estos días suspendido en la penumbra de lo que se considera una de las mayores obras de la arquitectura del barroco romano.

Pero Palacio Barberini también es el escenario privilegiado para la muestra de Arcimboldo y sus infinitas extravagancias acompañada por objetos contemporáneos al pintor italiano adoptado por Viena y Praga cuyas cortes se disputaron las obras creadas con vegetales, flores, frutas, peces, animales, la famosas “cabezas compuestas” y todo tipo de invenciones pictóricas de quien algunos consideran como el precursor del dadaismo y del surrealismo.

Extraordinarios los retratos de la familia de Pedro Gonzalez, los “peludos”, que anticipan los de Diana Arbus cinco siglos mas tarde que acabamos de ver en Buenos Aires.
Por ultimo Roma homenajea a Gian Lorenzo Bernini en la Galleria Borghese, sede de la colección de arte mas importante y longeva de Roma ya que figuraba en las guías de la ciudad a partir del siglo XVII.

IMG_6675 2

Escultor, arquitecto, pintor y poseedor de todo tipo de talentos, Roma le debe a Bernini la coreografia de la ciudad tal como la conocemos.

Inútil explayarse en la descripción de esculturas muy conocidas pero impacta y renueva la capacidad de ver la fantastica puesta en escena, porque de eso se trata, de los curadores de esta muestra unica que reúne las mayores obras de arte de Bernini y el trabajo que las precedió en forma de maquetas de terracota y diseños.

Villa Borghese es un lugar unico y parte de la muestra es la luz que entra por sus grandes ventanales desde donde varias generaciones de cardenales de la familia Borghese concibieron la idea de crear una colección.

Esto es una invitación para viajar a Roma.