#MDQFest: Real O plano por trás da historia

0
0

Dirigida por Rodrigo Bittencourt, se presenta en la sección Panorama Latinoamericano este filme absolutamente narrativo que pretende mostrar la convulsiva historia de la aplicación del programa de salvataje de la economía brasileña en los años 90, conocido como Plan Real.

Contada a partir de la experiencia de Gustavo Franco, director del Banco Central do Brasil durante la presidencia de Fernando Henrique Cardoso, artífice y defensor de esa moneda y típico exponente de Harvard y defensor de lo más acérrimo del consenso de Washington para América Latina, la película comienza y se estructura a partir del final a partir de una entrevista que busca conocer y acercar qué sucedió al gran público de Brasil. Esto sucede días antes del CPI (interpelación por parte del Congreso) que evaluará si debe ser procesado por corrupción en el caso Banestado, donde Franco es acusado de facilitar una evasión de capitales millonaria.

Gustavo Franco aparece como una admirador de la mano de hierro de Margaret Thatcher, un economista constipado pero honesto, es más, desvelado por mantener la economía a raya e impedir préstamos (como el caso del estado de Bahía con Irán), que signifiquen pérdidas para su país. Un hombre de mucha autoestima, hiper competitivo, jugador a gran escala, con una relación interesante con cierto nacionalismo blanco brasileño que mira a EEUU como el origen del mundo.

La película tiene muy buen ritmo y logra hacer llegar todo un perfil de funcionarios en las épocas de zozobra de Fernando Henrique, da buena cuenta de las tensiones entre los personajes y el juego de individualismos y personalismos, acercando al gran público la sensación de vulnerabilidad global de la economía y la asfixia fagocitante de los pueblos que propone el capitalismo financiero de los 90. Se plantea allí, no va hacia adelante, no traza demasiadas líneas para pensar el hoy, pareciera desgajada de la violencia institucional que amenaza hoy la política brasileña (y de toda Latinoamérica) con estas democracias de minorías intensas que gobiernan sobre mayorías minorizadas, y es una pena que todo su mensaje político quede tan concentrado en demostrar que en realidad todo es lo mismo, el PSDB que el PT, la centro derecha que los movimientos populistas, Lula que Fernando Henrique.

Aunque claramente es un drama apoyado en personajes verídicos, sirve de todos modos para acercarnos a una época clave a nuestra manera de ver las cosas para entender hoy el avance de la derecha que retoma el poder y los privilegios perdidos en la década pasada, buscando recobrarlos con creces, no ya con tecnócratas de la economía sino con lso propios directores de las empresas beneficiadoras y beneficiadas.

Y desde ya, lo más importante: se celebra rotundamente la posibilidad de ver y debatir este cine en nuestras pantallas.

Continuar leyendo sobre las películas de este 32 Festival de Cine de Mar el Plata