#MDQFest: Baronesa

0
0

El cine brasileño puede celebrarlo: tiene una nueva realizadora, se llama Juliana Antunes que con apenas 28 años se presenta en la competencia Latinoamericana con un film seguro y potente sobre el mundo femenino en las favelas. Viene de ganar el Festival de Valdivia y debería irse con algún premio de Mar del Plata.

Seis años trabajó en este proyecto Antúnes en una favela de Belo Horizonte con mujeres que conviven rudamente en esas habitaciones miserables de ladrillo, cemento a la vista, y piso de tierra. Entre la crianza de sus hijos, la droga, la violencia naturalizada, el relato de las violaciones, las guerras internas, y el sueño de una casa en otro lugar, aunque sea una favela como esa.

Leidiane tiene cuatro hijos y un marido en la cárcel; Andrea tiene un plan, ocupar un terreno en otra favela llamada Baronesa y construir ella misma su casa. Para eso entre ambas confeccionan una lista de materiales para los que le faltan algunos reales. Mientras tanto la vida transcurre allí sin alteración, con la visita de su amigo, el trabajo de manicura en un rincón de su casa, conversaciones en la puerta de la casa, dentro un estanque con agua. La Baronesa del título refiere a un lugar ansiado, pero también refiere al sentido d nobleza de cualquiera de esas mujeres. Ellas no son frágiles. Todo lo contrario. Tienen tiempo de hablar de la desigualdad y de la miseria. No tienen mucho más sueño que vivir en paz.

Con aspecto de documental, el film es ficción. Apenas dos escenas (según cuenta su directora en la presentacion de prensa) son documentales: la escena con los niños y el repentino tiroteo donde vemos que la cámara vuela por el aire, literalmente. El resto está guionado con actrices y actores no profesionales.

En Baronesa, donde se mire hay favelas, y basura, y miseria. Se replican esas casas de ladrillo naranja recortadas sobre el verde de la vegetación. Un costado poco turístico, poco estético, poco bello en el que las mujeres sobreviven con sus hijos y lo hacen como pueden, sin hombres que están signados por la violencia, con la dignidad de sus fuerzas y sus universos.