Volver a empezar

0
0

Se estreno ayer Volver a empezar (Souvenir) con la indiscutible star del cine francés: Isabelle Huppert. Film que confirma una vez más su talento, su profesionalismo y su capacidad de componer diferentes personajes, fascinando y conmoviendo siempre al espectador. Huppert parece atravesar su mejor momento después de Elle de Paul Verhoeven o con El Porvenir de Mia Hansen- Love.

Esta vez dirigida por el belga Bavo Defurne, en su segundo largometraje, luego de sus siete reconocidos cortos. Contándonos esta vez una historia romántica con un tenue viso de drama con una Huppert que como si fuese poco vez canta y lo hace maravillosamente bien, no sólo con su voz, sino con gestos absolutamente personales.

Sabemos que la reciente elección presidencial en Francia fascinó al público por la diferencia de edad entre Emmanuel Macron y su esposa Brigitte. Y este no es un dato menor ya que hace rato que se ha roto la única norma del debe ser de una pareja. Seguramente esta interpretación de Isabelle Huppert los va a fascinar aún más por la naturalidad y la ternura con la que sus personajes abordan la  historia, que gira alrededor de Liliane, una ex cantante llamada Laura, que ha tenido su momento de gloria a finales de la década los 70. cuando obtuvo un segundo premio en el concurso europeo de la canción perdiendo con ABBA.

Aquel evento -supuestamente fraguado-, sumado a un abandono de quien fuese su marido y manager la lleva a dejar de cantar y elegir trabajar en una fábrica decorando pâté todos los días hasta las 5 de la tarde. Para llegar luego a su casa a tomar una copa y a ver el mismo programa de televisión. Sumida en esa rutina insoportable conoce a Jean, un joven de 21 años, empleado temporario en la fábrica e incipiente boxeador con la ilusión de ganar su  próxima pelea. El tema es que él la reconoce inmediatamente porque su padre es y ha sido un admirador de Laura. Ella en principio lo niega, pero luego acepta cantar en una oportunidad para complacerlo. De allí en más se inicia un romance entre ambos, que crece de a poco.

La situación de un cantante maduro con una joven como parte de una historia de amor, nos lleva a recordar a Quand J’ etais traducido como El cantante (2006) con las excelentes actuaciones de otro star del cine francés: Gerard Depardieu con Cecile de France contado quizás con una mayor credibilidad. Lo cierto es que tanto Depardieu, como Huppert soportan el peso del cuerpo y el alma con la voz.

Por lo que cabe decir por una parte que es probable que algún tipo de espectador reclame un poco más de realismo. Pero no se puede negar que la interpretación maravillosa de Isabelle Huppert- que logra transmitir mucho erotismo y sensualidad solo con su mirada -supera con creces cualquier tipo de obstáculo que presente el guión.