Insight, pinturas de Gisela Aguilar: la introspección del alma

0
0

La muestra curada por Federico Lamaestra se compone de obras clave de una artista que pone el acento en lo figurativo y evidencia un detallismo notable con imágenes de gran contenido emocional.

En el nivel denotativo, Insight muestra una mujer tras un gran telón. Podemos inferir que es un telón teatral y esto otorga un efecto dramático. El teatro aparece como metáfora de la vida. En el nivel connotativo la mujer en posición de llanto escondida tras el telón nos habla del dolor, el desconsuelo; el ser humano empequeñecido ante la inmensidad del cortinado es metáfora del ser humano empequeñecido ante la inmensidad del mundo, un mundo conflictivo y apabullante. La sinécdoque está presente ya que al mostrar el telón se está haciendo referencia al mundo del teatro (ese teatro que es la vida), mostrando la parte por el todo. Son unas cortinas tras las cuales el ser se oculta, y contrasta con la magnificencia de las telas. En esta mujer angustiada con las manos cubriendo su cara hay algo del ocultamiento y desocultamiento heideggeriano, y en general en toda esta serie de pinturas podemos rastrear esta idea. La obra se llama Insight y la muestra, compuesta por siete pinturas, también toma este nombre. El significado de la palabra “insight” es conocimiento, percepción, intuición, perspectiva, visión, entendimiento, discernimiento, profundización, introspección. El insight tiene que ver para Gisela Aguilar con ese conocimiento que aporta conciencia, comprensión y sentimiento en lo más profundo del ser. “Mediante un insight la persona comprende una verdad revelada”, comenta la artista. Y esto tiene que ver mucho con lo epifánico. En sus pinturas hay un juego entre la luz y la sombra que, más allá de representar lo claro y lo oscuro en la pintura, está simbolizando lo claro y lo oscuro o sombrío en el alma humana. Hay una revelación de la verdad que se presenta en los momentos de mayor desolación y la percibimos también como un claroscuro.

La pintura Tiempo de desconsuelo de la misma muestra, también toma la ampulosidad de las telas como metáfora de aquel carácter sublime de la muerte, aquello que inspira horror, asombro y  que abruma al hombre. Otra lectura posible sería que los pliegues eternos, tanto en el telón como en los vestidos, parecerían representar en un nivel metafórico, los caminos laberínticos de la vida misma donde nos podemos perder. El desconsuelo de la pintura parece mostrar unas mujeres que están de duelo en un velorio, aunque también nos muestra metafóricamente ese desconsuelo del alma cuando se encuentra ante la propia angustia existencial. El pañuelo que seca las lágrimas y cubre la cara podría ser una metonimia del llanto, ya que el llanto no se muestra, no vemos las lágrimas pero sí algo contiguo, ese elemento que las cubre. En contraste vemos en Skin una mujer abriendo las cortinas, abriéndose al mundo, con una actitud desafiante y vigorosa.

Tanto Insight como Tiempo de desconsuelo, nos hablan de modo indirecto acerca de la muerte, de lo sobrecogedor que nos rodea y ante lo cual nos sentimos  impotentes. La intertextualidad se puede rastrear en pinturas que han sido símbolo de la desesperación ante las situaciones límites. Uno puede pensar en La muerte y la doncella o Agonía de Egon Schiele, con la diferencia de que en las pintura de Schiele hay una referencia explícita a la muerte (se muestra una persona agonizando), mientras que en las pinturas de Aguilar se da de forma implícita esta referencia. Las obras de esta artista refieren a la muerte sin nombrarla, aunque mostrando el dolor que la rodea. Hay una elipsis de la muerte, se podría decir, porque no vemos ningún cadáver pero podemos deducir que ella está presente; la representación de estas figuras en duelo condensa en imágenes el desconcierto ante la pérdida de un ser querido y ante el propio carácter finito de la vida.

12182492_10208008846128687_6896832802442779278_o

Leedor entrevistó a la artista para descubrir su visión acerca de su propia obra.

¿Por qué el título Insight?

Al insight podemos entenderlo como el conocimiento que aporta conciencia, comprensión y sentimento en lo más profundo del ser. Mediante un insight, la persona comprende una verdad revelada. Todos en algún momento de nuestras vidas pasamos por instancias donde de repente y en un instante vemos y entendemos con absoluta claridad un hecho que hasta el momento se encontraba en la oscuridad. En esta serie de pinturas se pone en juego la dualidad oculta en la superficie de la figura femenina: en la mujer que llora, la que posa, la que adivina, la que atiende la tarea cotidiana late otra realidad no menos material. La ira contenida, la angustia o los sueños postergados. El deseo que emerge de lo profundo.

¿Cuál es el clima que querés generar en tus pinturas?

Me interesa que la persona se inquiete, que observe y que saque sus propias conclusiones. Que el espectador se movilice a través de la emoción y la pintura lo transporte.

¿Hay algo onírico en tus obras?

No, los sueños no forman parte de mi inspiración, por el momento. Más bien, el observar imágenes que me resultan atractivas por sus formas y contrastes. Ellas funcionan como disparadores de ideas para luego plasmarlas en el lienzo.

¿El cuerpo de la mujer  atravesado por un libro es una imagen surrealista?

Algunas de mis obras tienen relación con la pintura surrealista, es representativa pero abierta a la interpretación del espectador. También me siento identificada con el realismo mágico, pero prefiero no encasillarme con ninguna tendencia.

Se resalta mucho el trabajo con los pliegues…

Pintar esas telas me resultó fascinante. Los cambios de valores y matices generados por su movimiento, es un trabajo muy rico. Luego me fui relacionando con los personajes, esas mujeres  enfundadas en esos vestidos y su mundo misterioso. Dejo abierta la puerta para que el espectador juegue con ellas y  arme su propia historia.

Hay un gran misterio en la mujer que se oculta detrás de un cortinado…

El hecho de que el espectador no pueda ver sus rostros genera mucha incertidumbre y al mismo tiempo les permite identificarse con ellas. Algunos creen que están de duelo porque perdieron a un ser amado o fueron abandonadas. Otros que la imagen representa una sátira del dolor. Algunos dicen que la mujer con los ojos vendados es la justicia, la mujer sin cabeza un fantasma…yo dejo abierto el tema, para que cada uno cree su propia narración de lo que está viendo. Y eso me parece maravilloso.

La muestra puede verse hasta el 28 de octubre en Borges 1975.

12304363_985285144854098_1564786025540246575_o


Also published on Medium.