Noite, compañía portuguesa Circolando

0
0

La compañía portuguesa Circolando, activa desde 1999, fundada y dirigida por André Braga e Cláudia Figueiredo (directores, bailarines y coreógrafos ambos) trajo a la edición 2017 del FIBA una de sus últimas creaciones: Noite, una coproducción de Circolando junto al Teatro Municipal do Porto, São Luiz Teatro Municipal, y el Centro Cultural de Ílhavo. Ellos mismos definen sus creaciones dentro de un espacio interdisciplinario donde la danza-teatro (y el circo, que también forma parte de su universo creativo) dialoga con otros campos de la creación artística como la poesía, las artes visuales, la música, el video.

En Noite, tres bailarines (André Braga, Paulo Mota y Ricardo Machado) y un DJ (André Pires) exploran la obra poética del portugués Alberto Raposo Pidwell Tavares, (mejor conocido como Al Berto: “el poeta que encontró en la noche la verdad de la escritura”, dicen los integrantes de Circolando en el sitio web de la compañía portuguesa). En Noite, la música electrónica, los cuerpos masculinos desnudos, el ring de box, las pilas de neumáticos, el sonido de los videojuegos, el Requiem de Mozart, la penumbra lumínica, y todos los significantes provistos por la escena hacen referencia a ese espacio subterráneo de la nocturnidad urbana observada por el poeta y resignificada por Circolando: los vínculos, los excesos, la soledad, el amor, el deseo, el caos. Un apocalipsis urbano e individual en el deambulan los intérpretes, cuadro tras cuadro, en una estructura ordenada en bloques y pensada a partir de imágenes plásticas.

“Nesse tempo éramos dois amigos e um cão/tínhamos o mundo só para nós/ corremos/ temos o voo do coração na ponta dos dedos/ é noite/ calemo-nos um momento/ esqueçamos também o tempo/ são horas de alucinação”, escribe Al Berto -representante del movimiento de Nuevo Realismo, y poeta que preparó la modernización de la poesía portuguesa, cuya escritura supone una forma de testimonio y reflexión, una confesión íntima-, y dispara el imaginario creativo de Noite, que también coloca sus palabras en una voz colectiva representada por los intérpretes.