Pabellón de El Líbano en la 57Biennale de Venezia

0
0

Casi en la oscuridad tota, envueltos en un canto coral polifónico, entramos a este ambiente especial.

Asistimos a un ofertorio, presumimos un gran objeto en el centro del recinto y a medida que la luz se abre en la oscuridad, se devela la pared de reflejos dorados y el tótem de adoración.

El artista ha manejado muy bien la situación de percepción y descubrimiento.

ŠamaŠ es una instalación multimedia, realizada por Zad Moultaka (artista visual y compositor musical).

El tótem mecánico erigido es el dios del sol y la justicia de los babilónicos. Presente en el Código de Hammurabi, (circa 1750 a. c.). Libera cantos y letanías para disolver las tinieblas. Lo representa con un motor Rolls Royce Avon MK 209, réplica de un mundo en ruina, y ruge el salmo de un talento sobre las ruinas de Ur, como una plegaria, con la voz de un niño.

La pared del fondo de la instalación está construida con 150.000 monedas libanesas, actuales y piastras, la primera moneda de ese país.

El artista reflexiona sobre la violencia en el Líbano y en Siria, violencia instalada en estos territorios desde la antigüedad y terriblemente presente en la actualidad.

64 parlantes difunden el rezo de ŠamaŠ (oscuro sol) cantado por un coro de 32 voces a capella, combinado con música electrónica.

No estaría de más visitar la página web del artista y descubrir polifacético creador.

57 Exposizione Internzionale d’Arte. La Bienal de Venezia
PABELLON DEL LIBANO (Ubicación en el Arsenal norte espacio numero 100)
ŠamaŠ
Artista: Zad Moultaka. Curador, Emmanuel Daydé.