El puente azul, el amor y la distancia

0
0

El amor y la distancia no siempre consiguen conciliar diferencias. De eso habla El puente azul, una obra que narra la historia de dos amores en dos épocas diferentes: Antonio, inmigrante italiano, y María, su prometida; y en nuestra época, Roni, mochilero en Europa, y Evangelina, una cantante que intenta cumplir su vocación.

- Publicidad -

El texto –y también la música– de Fernando Albinarrate, sobre una idea original de Mariano Mazzei, pone en escena el gran tema de la modernidad: la comunicación. Antonio viene a América, y en Italia queda su María. Los dos mantienen una relación por medio de cartas que ambos esperan con paciencia y con mucha expectativa. Roni y Evangelina, en cambio, tienen Skype, mail, WhatsApp…, toda la virtualidad a su alcance. Sin embargo, el mar sigue estando en medio de ellos, y como en toda pareja se hacen necesarios los abrazos, los besos las miradas, el roce de la piel. Es que, como dice el filósofo Alain Badiou, “…un amor es ante todo una construcción duradera. Digamos entonces que el amor es una aventura obstinada. (…) Un amor verdadero es aquel que triunfa en el tiempo, dura(ble)mente, a pesar de los obstáculos que el espacio, el mundo y el tiempo le oponen”, y el obstáculo de las parejas que protagonizan esta obra es la distancia.

La dirección de Emiliano Dionisi trabaja con una puesta que combina, entrelaza y superpone las historias de los cuatro enamorados. Dolores Ocampo y Mariano Mazzei son alternadamente María/Evangelina y Antonio/Roni diferenciando sus personajes en el tono, los matices, la vestimenta, la expresividad de rostro y de todo el cuerpo. Ambos también se confiesan a través de la música que juega un papel fundamental, porque además de otorgarle ritmo a la obra, nos ubica en la época de cada pareja y traduce sus sentimientos. En este sentido, las voces de Dolores y Mariano emocionan al espectador no solo por su calidad, sino por lo que transmiten a través de ellas, lo que se ve acentuado por el piano de Fernando Albinarrate y el violín de Nicolas Reboredo de ejecución impecable.

El puente azul es un excelente espectáculo que, sin caer en lugares comunes, narra una historia simple, cotidiana pero con una gran profundidad.

Ficha artístico-técnica

Texto y música: Fernando Albinarrate; Idea original: Mariano Mazzei; Intérpretes: Dolores Ocampo /Mariano Mazzei; Piano: Fernando Albinarrate; Violín: Nicolas Reboredo; Diseño de vestuario: Marisol Castañeda; Diseño de escenografía: Gonzalo Córdoba Estévez; Diseño Coreográfico: Alejandro Ibarra; Diseño de Iluminación: Claudio del Bianco; Asistente de iluminación: Martin Fernández Paponi; Entrenamiento vocal: Anahí Scharovsky; Producción ejecutiva: Sebastián Ezcurra; Producción general: Compañía Criolla; Fotografía: Lau Castro; Dirección musical: Fernando Albinarrate; Director asistente: Juan José Barocelli; Dirección general: Emiliano Dionisi

Funciones: sábados, 20:00 h; Lugar: Centro Cultural 25 de Mayo, Sala Redonda; Entradas: $200; Duración: 65 min