El muñeco de nieve

0
0

Buen clima, magníficos paisajes en trama algo convencional

- Publicidad -

La tercera película que se conoce en Argentina del director sueco Tomas Alfredson mantiene algunas de las cualidades de “Criatura de la noche” y “El topo”, aunque sin despertar el mismo entusiasmo de sus producciones anteriores.

Filmada íntegramente en Noruega, aprovecha muy bien los magníficos paisajes de Bergen, Telemark y los fjordos que contribuyen al clima de misterio y suspenso de un film en clave de thriller.

Donde flaquea un poco es en el guion, basado en el libro de Jo Nesbo, lo que se percibe sobre todo hacia el final que no está totalmente logrado y hasta podría tildarse de convencional.

Michael Fassbender (Harry Hole) es uno más de tantos policías con propensión al alcohol, matrimonio deshecho con esposa (Charlotte Gainsbourg) que ha formado nueva pareja, al que encargan investigar una serie de crímenes que tendrían un “serial killer” en común.

Hay una primera escena, muerte de la madre de un chico en su presencia y que transcurre varios años antes, tendrá que ver con alguno de los personajes centrales de la historia y es clave para entender lo que sucede a lo largo del film.

Otro personaje central es el que interpreta Rebecca Ferguson, actriz vista recientemente en varias producciones (“La chica del tren“, “Misión imposible: Nación secreta“), que aquí compone a una colega de Hole, cuyo interés en develar la serie de crímenes no necesariamente tiene que ver con su investidura policial.

Hay varios personajes adicionales, interpretados por actores conocidos como J.K.Simmons, Toby Jones, Chloe Sevigny y el reaparecido Val Kilmer y otros nombres no tan populares completan un reparto de personajes en su mayoría sospechosos, sea directamente como el posible asesino o bien vinculados a éste/a.

Es una pena, que como ya se señalara anteriormente, que el desenlace no esté a la altura de las expectativas del espectador. Sin embargo el conjunto logra claramente entretener y como la película es muy bella visualmente y sus rubros técnicos son inobjetables, se puede recomendar “El muñeco de nieve” en un fin de semana muy particular al haber renovado la cartelera unas catorce películas, la mitad de las cuales locales o en coproducción.