Blade Runner 2049

0
0

Esperado y no tan logrado regreso donde se destaca la actuación de Harrison Ford

- Publicidad -

Hay películas que ya pueden calificarse como clásicas y que no necesariamente tienen una antigüedad superior al medio siglo, como son “El ciudadano”, “Casablanca” o “Lo que el viento se llevó”, por sólo citar tres títulos emblemáticos.

Es el caso de “Blade Runner”, tercer largometraje de Ridley Scott del año 1982, que con los años fue ganando reconocimiento transformándose en objeto de culto de muchos cinéfilos.

En ella Harrison Ford era el “blade runner” Rick Deckard, un policía del futuro, mientras que la acción transcurría en el ahora cercano 2019 en Los Angeles. Su objetivo era asesinar a algunos androides o “replicantes”, como se los denominaba. Se trataba de robots perfectos, basados en la famosa novela “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?” de Philip K. Dick, y que habían escapado al control de sus creadores.

La versión original descollaba por su poderoso reparto que incluía entre otros a Rutger Hauer, Edward James Olmos, Daryl Hannah y Sean Young.

La que ahora nos ocupa ocurre treinta años después con un nuevo “blade runner” cuyo nombre es un sencillo K (probable alusión a Kafka) y que a diferencia del anterior policía, resulta él mismo ser un replicante.

Casi tres horas se toma el director canadiense Denis Villenueve, al que se prefiere en sus películas más tempranas como “Incendies” o “La sospecha” y bastante menos como en la más reciente “La llegada”. K es correctamente interpretado por Ryan Gosling (“Drive”, “La La Land) pero la trama, sobre todo en sus casi dos horas iniciales, es bastante monótona.

En la búsqueda de Deckart y de ciertas explicaciones existenciales del replicante se cruzarán diversos personajes, donde destacan los femeninos, como el de su jefa (Robin Wright), la encantadora Joi (Ana de Armas) y la malvada Luv (Sylvia Hoeks) e incluso la versátil Hiam Abbass como Fresia o Mackenzie Davis como Mariette.

De los protagonistas masculinos reincide Edward James Olmos, no se luce Jared Leto como otro siniestro personaje y quien mejor luce es Harrison Ford como el ya citado Deckard. Probable nominación al Oscar de reparto y reconocimiento a su carrera, su aparición en la última hora del film levanta un poco la medianía del conjunto.