Tigre

0
0

A una larga la lista de películas filmadas en el Tigre se viene a sumar esta ópera prima de Silvina Schnicer y Ulises Porra Guardiola que se estrenó el jueves pasado en Buenos Aires. Una locación apasionante de río marrón y el verde de la vegetación,  bien aprovechada no solo por el cine local sino por el internacional.

- Publicidad -

El Delta arrecia con su exhuberancia por sobre las vidas irresueltas de dos amigas y sus hijos, una bordeando los 50, la otra los 70. Hay que quedarse un tiempo en esa casa en medio del río, para que no la ocupen o no la tiren abajo los constructores inmobiliarios. Un recuerdo para Aquarius y esa resistencia individual y femenina contra la modernización gentrificadora e irracional de la avanzada inmobiliaria. Mientras tanto, una niña se pierde en la selva. Se extreman algunas relaciones familiares, madre-hijo, madre-hija, se afirman relaciones de amistad, amistades infantiles o se inician amores adolescentes, con cierto clima marteliano.

Tigre acierta a partir de un tratamiento de la imagen que dice aquello que las palabras no dicen, y se sostienen en un complejo sonido de la naturaleza (Nahuel Palenque) que capta ese ambiente isleño, denso por momentos, cargado de tensiones inesperadas. Densidad que se concentra en la escena de la mesa, con la anécdota de un recuerdo infantil traumático que gira el tono general hacia un lado menos contemplativo y más dramático.

El tandem Marini-Ucedo tiene una bella espesura, palabra que se presenta en uno de los primeros diálogos que mantienen, y se transmite en la fotografia exquisita de Iván Gierasinchuk.

Tigre tuvo su estreno mundial como película de apertura de la Sección Oficial Discovery en el Festival Internacional de Toronto y en la Competencia Nuev@s Director@s del Festival de San Sebastián donde realizó funciones a sala llena y cosechó buena repercusión entre la crítica.

Bella película para no dejar pasar.