Diez momentos en mi vida, entrevista a Mats Staub

0
0

Desde el próximo 5 de octubre en el Teatro San Martín, se puede ver la exposición Nacer y morir, del artista suizo Mats Staub. La muestra, además, coincide con el inicio de la edición 11 del FIBA (Festival Internacional de Buenos Aires).

- Publicidad -

Diez momentos en mi vida fue creado en 2013 y desde entonces recoge testimonios autobiográficos de personas comunes alrededor del mundo que van conformando lo que su autor llama una “historia íntima de la humanidad”. El proyecto, que se origina en la web, ya publicó 1000 momentos de 100 personas escogidas al azar en un libro (Zehn wichtigste Ereignisse meines Lebens, Zurich, 2014), fue también expuesto en muestras convencionales de arte e intervino el espacio público con lecturas y afiches, entre otras formas de contar las vidas privadas del mundo.

Mats Staub nació en 1972 en Muri bei Bern, Suiza. Actualmente vive y trabaja en Berlín. Estudió teatro, periodismo y estudios religiosos en Berna, Friburgo y Berlín. Trabajó como periodista para varias publicaciones (1996-2001) y como dramaturgo en el teatro Neumarkt de Zurich (2002-2004). Desde 2004, se dedica al desarrollo de proyectos artísticos en los que combina y cruza el teatro con la exposición, y la ciencia con el periodismo y la literatura. Con él dialogamos acerca de su original propuesta.

¿En qué consiste esta exhibición en Buenos Aires?

Para esta muestra hemos seleccionado únicamente momentos relacionados con el nacimiento y la muerte de las personas que han enviado sus testimonios vinculados a esos tópicos. Lo interesante de esta exposición es que pone de manifiesto cómo dos hechos universales, comunes a todos nosotros, como son el nacimiento y la muerte, pueden ser tremendamente dispares.

Estoy deseando ver cuál es la respuesta del público porque es la primera vez que presento este proyecto desde una óptica tan específica. A mí, personalmente, el resultado me parece emocionante y conmovedor, y creo que es una exposición que no produce indiferencia. Todo lo contrario, como espectador es toda una experiencia sumergirse en ese continuo de nacimiento y muerte: a veces resulta tierno, otras veces descarnado, casi insoportable. Pero se crea un espacio en el que uno no está solo, en el que hay lugar para el consuelo.

¿Podemos decir que el proyecto Diez momentos en mi vida excedió sus expectativas?

Sí, ha superado mis expectativas tanto por el número de participantes como por el grado de compromiso con el que han participado. Participar en 10M es un proceso largo que exige tiempo. Primero te tienes que sentar a pensar cuáles son esos diez momentos que de alguna forma han hecho temblar tu vida. Tienes que identificarlos, definirlos, saber cuáles son y luego tienes que darles forma para adecuarlos al estilo que pedimos: que estén escritos en primera persona y en presente, que se ciñan a los hechos… Una vez que los tienen, nos lo envían. Y ahí no finaliza el proceso porque formar parte de 10M no es algo automático. Cada listado de momentos que nos llega se lo asignamos a un miembro de nuestro equipo de redacción. Y esa persona se encarga de asesorar, o de acompañar –por decirlo de alguna forma– al participante hasta que sus momentos brillen lo máximo posible. Por poner un ejemplo. Si un participante escribe un momento así: “Enero de 1972. Nace mi hija”. El redactor de 10M le mandará un correo para decirle: “De acuerdo. Ese es tu momento. Pero piensa en algo concreto de cuando nació, sé más específico”. Y el resultado puede ser, por citar un ejemplo concreto, algo tan hermoso como el de Pedro: “Estira sus manos hacia mí y me da un escalofrío. Quiere que la rescate, pero rápidamente el médico corta el cordón y se la lleva”.

Los momentos importantes se reducen en general a muertes, nacimientos, enamoramientos, sexo, separaciones, cambios de país, algún recuerdo de la infancia, enfermedades. No parece que haya tantas cosas que sean capaces de hacer temblar nuestras vidas. Lo que es infinito es la forma de narrarlo, la forma en la que cada uno lo vive. Y esto es lo fascinante de este proyecto.

¿Por qué la gente participa tanto en una propuesta como esta?

Primero, porque participar en el proyecto proporciona un espacio para echar la vista atrás y pensar sobre la propia vida. Es un espacio que normalmente uno no tiene o no se anima a tomar porque lo cotidiano parece imponerse con más urgencia. Además, al haber normas concretas para hacerlo, recordar los años pasados se convierte –por muy complicadas que sean las experiencias– en algo liviano, casi en un juego.

Segundo, porque como participante uno se siente escuchado. No solo porque le asignamos a un miembro del equipo para comentar con él sus momentos antes de publicarlos definitivamente, sino también porque una vez que se publican, quedan expuestos al público.

Y finalmente, porque de alguna forma es un consuelo ver que, aunque somos diferentes, tampoco lo somos tanto. Es un fenómeno muy curioso, pero cuando uno comienza a leer los momentos de otras personas se pone en marcha un mecanismo extraño que nos hace pasar revista a nuestras propias vidas. En el fondo, creo que por muy tímidos que seamos mostrarse tiene una parte muy placentera, al igual que tener una ventana abierta a la intimidad ajena. Y 10M te proporciona ambas cosas.

20150417_Mats_Staub_046Diez momentos en mi vida: http://www.diezmomentos.net/

Mats Staub: http://matsstaub.com/en

Facebook:  https://www.facebook.com/diezmomentos/

Diez momentos en mi vida @diezmomentos