Yerma o la cuadratura del círculo, Julieta Cancelli

0
0

Yerma, de Federico García Lorca, es uno de los clásicos del teatro universal. En esta obra, la protagonista sufre las imposiciones de una sociedad machista que obliga a la mujer a mantener un lugar de sometimiento sin importar sus deseos.

Para Jorge Luis Borges, un clásico “es aquel libro que una nación o un grupo de naciones o el largo tiempo han decidido leer como si en sus páginas todo fuera deliberado, fatal, profundo como el cosmos y capaz de interpretaciones sin término”. En este sentido, la tragedia de Lorca –escrita en 1934– se reinterpreta en cada lectura o en cada puesta porque aborda temas que nos involucran en lo más íntimo.

En esta excelente versión de Julieta Cancelli, se resuelven muy bien las diferentes cuestiones que involucra adaptar un texto con tanta tradición: con un gran respeto del original, de su estética y de su estilo, Yerma o la cuadratura del círculo se muestrarenovada y ágil, y con una impronta propia en lo que hace a la puesta en escena.

El conflicto gira en torno a la maternidad de Yerma, a su deseo ignorado por su esposo, un hombre dominante, egoísta y apegado a los bienes materiales. A pesar de sufrir en carne propia la violencia verbal y física de aquel con quien tuvo que casarse por imposición de su padre, la protagonista se mantiene fiel a él y a los compromisos que le impone la sociedad: mantenerse en su casa, no dar pie a habladurías, respetar las decisiones de su compañero. Sin embargo, Yerma tiene latente el germen de la libertad y busca, dentro de sus limitaciones como mujer en un contexto tan opresor, encontrar una solución a lo que más quiere en la vida: tener un hijo. Como producto de lo anterior, la “cuadratura del círculo” es una metáfora de esa imposibilidad de unir armoniosamente el ser con el deber ser, lo que da paso a la tragedia.

Hablábamos de una puesta original, y allí confluyen, sin duda, el canto y el baile flamenco que, por un lado, distienden el clima denso producto de la historia misma, pero por otro, son los encargados de mantener la poesía presente en el texto lorquiano. La coreografía, los arreglos vocales y la música en escena hacen de esta Yerma una de las mejores versiones del clásico.

Por supuesto, toda buena obra se sostiene en las actuaciones, y esta no es la excepción. Todo el elenco es destacable y parejo en sus interpretaciones, pero es imposible no mencionar en especial a la protagonista, Julieta Cancelli, quien compone su personaje con una variedad de matices muy elogiable y con una fuerza que es la que Lorca quiso imprimirle a esa mujer doliente pero no resignada a sufrir.

La obra ya terminó su ciclo por este año, pero vuelve en el 2018, así que habrá que estar atentos a su reestreno.

Ficha técnica

ELENCO: Julieta Cancelli, Fernando Atias, Carla Liguori, Maxi Trento, Pepa Luna, Ana María Santiago, Mónica Romero, Anabella Ablanedo, Daniel Antonio Corres

MÚSICOS: Nicolás Del Cid, Daniel Lifschitz, Sebastián Espeche
FOTOGRAFÍA: Nacho Lunadei
DISEÑO GRÁFICO: Julieta Latreccino
REALIZACIÓN ESCENOGRÁFICA: Facundo Guerreschi
DISEÑO AUDIOVISUAL: Luciano Cocciardi
DISEÑO DE VESTUARIO: Jorge López
DISEÑO Y PROGRAMACIÓN DE LUCES: Carlos Gaber
PRODUCCIÓN: Matrístika
PRODUCCIÓN EJECUTIVA: Julieta Cancelli, Emerita Ruiz Moreno, Landriel Oviedo
ASISTENTE DE DIRECCIÓN: Emerita Ruiz Moreno
ARREGLOS VOCALES: Gerardo Flores
COREOGRAFÍA: Anabella Ablanedo
COMPOSICIÓN MUSICAL: Sebastián Espeche

PRENSA: Kazeta Prensa
IDEA Y DIRECCIÓN GENERAL: Julieta Cancelli