Lady Gaga: Five foot two

0
0

Aclaro en primer lugar y me parece importante que no tengo la menor idea de la música de Lady Gaga. No sigo su carrera ni mucho menos. Llegué a Five foot two, film que acaba de estrenar la plataforma de las plataformas más por una curiosidad formal en relación al documental que por el tema.

- Publicidad -

Pienso que la modalidad de observación está siendo de alguna manera bastardeada por el tipo de producción global que propone Netflix. Este formato de documental deja que los sucesos que ocurren frente a cámara sean más importantes que el gesto del realizador, o algún tipo de intervención de su parte. El formato observacional es el elegido para mostrar un lado desconocido de esta joven italiana de 1 metro 55 de altura (a esto refiere el título) que saltó a la fama hace 10 años por lo menos.

Dentro de un subgénero que traspasa el videoclip pero que tiene en común con éste su naturaleza de producto de consumo, Five foot two  es el documental que promociona el disco “Joanne” de Lady Gaga editado en 2016, un verdadero giro en la carrera de una de las cantantes pops más importantes del siglo XXI. No le quita mérito al trabajo del director y productor Chris Moukarbel esta pertenencia a la más pura industria cultural, al contrario. Five foot two es lo que es o quiere mostrarse como lo que es: un producto de venta.

Todo gira en torno a los preparativos y la producción de este disco, una vuelta de tuerca en una carrera abismal, estrafalaria y travestida, hacia un momento más natural, íntimo, que abre historias familiares, como la muerte temprana de una tía que sobrevoló su infancia y marcó la vida de su padre y su abuela. Lady Gaga y el fracaso con los hombres, su enojo con Madonna y lo que es tal vez lo más duro de aceptar en el documental: un cuerpo frágil, muy sufrido, atacado por una antigua operación de cadera y una fibromialgia que le exige tratamientos permanentes que el espectador verá, sin demasiado filtro.

La exigencia corporal y emocional de este personajes del espectáculo contemporáneo se expone en toda su crudeza, sin perder el pudor de ser un producto de venta.

Lo mejor: la imagen de los tacos elevándose al cielo en el principio de la película y el mayor logro de su carrera, cantar en el cierre del superbowl y la versión lenta de Bad Romance cantada al piano en el cumpleaños de Tonny Bennet (no se puede dejar de relacionar este momento con Amy Winehouse)

Adorada por su público, llorosa, niña terrible que quiere ser mujer, los que no saben quién es Lady Gaga se llevarán una sorpresa. Para los demás, todo va a ser bueno.