“En cada espectáculo asumimos un objetivo: el riesgo”, Ezequiel Bianchi y Elián López

0
0

A diez años de sus comienzos, Los Perros de Pavlov estrenan Cadáveres show, un espectáculo performático que dialoga intertextualmente con el poema “Hay cadáveres” de Néstor Perlongher –poeta, sociólogo, antropólogo, militante trotskista, luego libertario y uno de los principales referentes del Frente de Liberación Homosexual en la Argentina, en la década del 70–.

La acción de la obra tiene lugar en el campus del Instituto FUCKing (Federación Unidos en Cristo King) donde transcurre una historia de amor, celos, violencia y muerte. Para hablar del nuevo espectáculo y de la historia del grupo, conversamos con los integrantes del grupo.

¿Cómo fue cambiando Los perros de Pavlov desde sus comienzos hasta ahora?

Los Perros de Pavlov comenzó con nosotros: Ezequiel Bianchi y Elián López. Nos conocimos en la UNA (en el 2005) y trabajando en una compañía que hacia teatro para las escuelas. Durante un tiempo fantaseábamos armar algo pero no fue hasta 2007 que nos pusimos una fecha e hicimos un espectáculo haciendo lo que queríamos. Esa primera obra dio nombre a nuestro grupo y dio el germen a nuestra búsqueda estética. Ingresaron varias compañeras y compañeros al elenco y también a la dirección del grupo. Y esta mutación en el grupo se ve en nuestras obras, ya que son diferentes entre sí pero entendemos que late una matriz. Igualmente esta médula la seguimos descubriendo. Hoy en día Cadáveres show concentra mucha síntesis y diversidad que es Los Perros de Pavlov.

¿Qué objetivos se mantienen desde aquellos inicios en el 2007?

El objetivo más fuerte es el hacer y la afirmación de trabajar juntos porque sí. Asimismo, vemos que en cada espectáculo asumimos un objetivo: el riesgo. No nos casamos con ninguna idea ni con conceptos que vamos afirmando y desechando. Creo tener el barco alineado a un puerto, pero nos dejamos llevar por la marea y disfrutamos el viaje.

¿Cuánto quedó de Perlongher en Cadáveres show?

Perlongher está abajo de la piel de cada personaje y la sonoridad que interpretan los músicos. En cada ensayo y, ahora, en cada función nos damos cuenta de que las palabras del poeta, su tinta, está más presente de lo pensado por nosotros. Vale aclarar que el poema “Hay cadáveres” fue corrompido, ensanchado, versionado, utilizado como un material vivo y lúdico para reterritorializarlo dentro de una historia de doce adolescentes en un campus estudiantil. Este relato, con características de la tragedia shakesperiana y el humor negro, nos ayuda a trasportar la virulencia, la trasgresión, la pasión y la fragmentación presente en Perlongher. Y esto lo van a encontrar en Cadáveres show donde doce actores y actrices junto con tres músicos transitan un espectáculo para vivir con todos los sentidos.

La obra combina diferentes técnicas, diferentes estéticas. En este sentido, ¿qué es el teatro físico?

Las nomenclaturas teóricas o académicas no son nuestro eje creativo. Venimos como grupo de una formación universitaria con una gran base teórica que nos ayudó mucho. Afirmamos que la actuación tiene que ser inteligente para no depender de un director/a o autor/a que le diga qué hacer, cómo interpretar, qué ideas tener, etcétera. Por eso no renegamos que el actor o la actriz tengan conceptos de la teatralidad. Pero, en nuestro caso, no creamos desde lo intelectual o desde las definiciones. Vale decir que nosotros no hacemos teatro físico, porque todo teatro es físico. No concebimos el teatro sin la plástica, sin la música, sin la danza, sin la poesía y sin el riesgo. Y además nuestro grupo, nuestro espacio teatral, va variando de espectáculo a espectáculo –las formas, los dispositivos de relato, las puestas en escena–;  jugamos con los géneros, con el fondo.

¿Qué se viene para el futuro del grupo?

Por todo lo que venimos diciendo, próximamente no sabemos qué ni cómo serán nuestros espectáculos. Ideas y ganas no nos faltan, somos un grupo joven con ganas de hacer quilombo en lo teatral o lo audiovisual. Lo que sí sabemos que este año comenzamos una nueva década por crear.