La novia del desierto

0
0

Se estrena este jueves La novia del desierto la ópera prima de Cecilia Atan y Valeria Pivato

- Publicidad -

La novia del desierto es -diciéndolo con cautela- tanto una road movie, como un viaje de iniciación, tan literal como metafórico. Tiene tres protagonistas principales: Teresa, (Paulina García) una empleada doméstica con más de 30 años en la misma familia, la que por razones económicas prescinde de sus servicios sin otorgarle ningún tipo de remuneración, sólo una recomendación para trabajar en San Juan. Allí comienza una peregrinación que tiene como primer acontecimiento el desperfecto del ómnibus. El que la deja a pie por el camino, y donde se cruza por primera vez con El Gringo (Claudio Rissi), un vendedor ambulante y puestero de la feria cercana al Santuario de la Difunta Correa. El olvido de un bolso con todas sus pertenencias, en la casa rodante del Gringo -al intentar probarse un vestido-, la forzará a un nuevo encuentro. Y allí el desierto… y un temporal, con toda su tremenda belleza inabarcable. En esa travesía lo más importante no será precisamente el destino, sino el proceso que va a atravesar esta mujer solitaria, introvertida y callada, acostumbrada a vivir la vida de los otros. Teresa va a pasar lentamente, -y con ayuda del Gringo- de una particular comodidad basada en la inacción, y en la entrega desmedida que supone haber criado como propio un hijo ajeno. La que sin duda es la pérdida más relevante que deja en Buenos Aires. A un espacio sin tiempo, quedando aparentemente a la deriva, y sin saber que hacer frente a esa realidad que la desborda. De tal manera, que el comienzo del film va a pasar poco a poco, de un tono dramático, a una historia romántica, tan tierna como perturbadora, no excenta de situaciones en cierto punto humorísticas. Ese humor sin prisas característico de ciertos lugares del interior de nuestro país.

Es común asociar la palabra desierto con el Sahara. Lo que conlleva la idea de aridez, de tierras no cultivadas, de falta de agua, desolación, y nomadismo. Pero también está la idea de éxodo, de retorno a un espacio de espiritualidad. El legado del desierto sigue siendo expresado de diferentes maneras. Dentro del film, el desierto no opera solamente como una elección narrativa que leemos en el formato de sus encuadres, o en el trabajo con el sonido y en el contexto de ambientación de decorado. Sino que este, mediado por el Santuario de la Difunta Correa se encuentra atravezado, por un profundo sentimiento basado en la fe y la esperanza. Por esto ese espacio abierto tiene una función tranformadora. Que se va a extender a los cuerpos de sus protagonistas.

La novia del desierto es un film de climas, que aborda temas tan universales, como la necesidad de creer en alguien superior, la solidaridad y la necesidad de amar, sin caer en ningún momento en lugares comunes. La Difunta Correa junto al Gauchito Gil, representan uno de los cultos populares más arraigados en el imaginario de la Argentina, -que se dice viene desde el siglo XIV- . Valdría recordar la reciente Gilda, no me arrepiento de este amor (2016) de Lorena Muñoz, que es parte de los cultos populares. Y el caso, es que todos en un punto podemos identificarnos con ellos, ya que tanto humanos, compartimos las situaciones límites de la existencia. Por esto este film es en sí mismo una gran metáfora, que sólo puede entenderse desde su conjunto, incluyendo su título indispensable, claro está.

Formidables actuaciones, impecable fotografía, ambientación, sonido y música, son parte un relato sencillo basado más en la mirada, que en la palabra. Una propuesta minimalista, sensible, construida para un gran abanico de espectadores, un logro no menor en ésta excelente ópera prima del potente dúo formado por Cecilia Atán y Valeria Pivato.

FICHA TÉCNICA

Escrita y Dirigida por: Cecilia Atan y Valeria Pivato
Director de Fotografía: Sergio Armstrong (Neruda, El Club, No, Desde allá)
Directora de Arte: Mariela Ripodas (Al final del túnel, Eva no duerme)
Diseño de Vestuario: Beatriz Di Benedetto (Los que aman odian, Lulú, Wakolda)
Montaje: Andrea Chignoli (No, Violeta se fue a los cielos, Tony Manero)
Música Original: Leo Sujatovich (La Antena)
Cast: Paulina García (Gloria, Little Men), Claudio Rissi (Aballay, el hombre sin miedo)
Productores:
Cecilia Atán – Valeria Pivato
Ceibita Films / El perro en la luna
Eva Lauria – Raúl Aragón
Productores Asociados:
Zona Audiovisual / Haddock Films
Lucero Garzon / Florencia Poblete
Carolina Álvarez
Distribuye en Argentina: Primer Plano Film Group
Distribuye en el mundo: Cité films