Mala junta, Pablo Lerman

0
0

Mala junta (2017) es la nueva novela de Pablo Lerman –finalista del XXI Premio Herralde– que cuenta una historia donde la intriga crece en cada página.

Ubicada en el 2002, la narración se centra en Ignacio Lamberti, un corrupto como lo son, en mayor o en menor medida, todos los personajes que recorren el texto. Hay además una sordidez que se traduce en cada uno de sus actos y que no deja margen para que el lector se enamore de ninguno de ellos. Los capítulos nos llevan a conocer los diferentes puntos de vista de los personajes a través de una focalización que va alternando en cada uno de aquellos que resultan significativos para el relato. Esto permite ir conociendo de a poco lo que sucede y nos va completando la verdadera personalidad de estos seres que pueblan un mundo en el que solo importa salvarse a uno mismo.

Dentro del contexto al que hacemos referencia, es muy significativo el epígrafe de Baruch Spinoza: “No intentamos, queremos, apetecemos ni deseamos algo porque lo juzguemos bueno, sino que, al contrario, juzgamos que algo es bueno porque lo intentamos, queremos, apetecemos y deseamos”. Los protagonistas tienen deseos y motivaciones que rigen sus comportamientos y que les permiten justificar cualquier cosa que hagan: todo es relativo y todo es “bueno” en función de la utilidad que les proporcione.

Con respecto del título, este nos remite al lunfardo y, por lo tanto, nos ubica en un universo bien argentino, dentro de un contexto político, social y económico reconocible. Esto permite también una crítica indirecta a las instituciones y al poder, aunque no exenta de cierto humor y sarcasmo.

Con un manejo dosificado de la información y con una buena construcción de los personajes, Lerman demuestra, además, que es un conocedor de los recursos que generan suspenso.