Tres unipersonales de mujeres en el ciclo Agosto poético

0
0

La novena edición del Festival Latinoamericano de Poesía en el Centro se desarrolla en el Centro Cultural de la Cooperación. Su ciclo Agosto poético (del 04 al 27/08)  es una gran oportunidad para encontrarse con la voz de grandes poetas consagrados como así también para descubrir las nuevas voces de Latinoamérica. La intertextualidad, las relecturas, el canto que reversiona son protagonistas en este ciclo de gran relevancia para el mundo del teatro porteño y también para el de las letras.

- Publicidad -

En La memoria de Federico, podemos ver a una Cecilia Hopkins arrolladora con gran presencia escénica encarnando a la actriz Margarita Xirgu, quien celebra su intensa amistad con Lorca, no calla nada y se permite cantar y danzar mientras cita fragmentos del escritor que suscitan gran interés.

En Gabriela Infinita (o el país de la ausencia) podemos apreciar la bella forma de enunciar las palabras de María Marta Guitart quien con la delicadeza de sus gestos conmueve en todo momento mediante su interpretación de Gabriela Mistral. En Frida Kahlo (luces y sombras) presenciamos una Frida (Jimena Anganuzzi) que juega, juega con su pasado y su presente a crear el mito de sí misma. Su historia personal se ha tornado universal como todos sabemos, ella hizo de su dolor un aprendizaje, labró su camino con el sufrimiento de sus embarazos perdidos, de sus huesos quebrados, su pierna defectuosa. Su voluntad fuerte la iluminó en sus momentos más oscuros. Sufrió físicamente y también en el amor. La obra relata su historia con Diego Rivera, sus pensamientos, sus otros amores, su relación con la pintura, esa extensión de su cuerpo, un cuerpo que se hizo obra, una obra que se hizo cuerpo. Si bien aparece una maternidad frustrada, ella podría pensarse como esa creadora cuyos hijos fueron sus pinturas. Está en la cama de un hospital, nos sorprende debajo de las sábanas, escondida y cuando comienza a hablar ya no podremos mirar para otro lado, quedaremos subyugados por su discurso tan lleno de sentimiento, de autenticidad. Con texto y dirección a cargo de Patricio Abadi.

Se podría decir que estas tres actrices están como en un trance, poseídas por el espíritu de aquellos grandes artistas que supieron poblar nuestro pasado de obras inmortales. Como audiencia quedamos perplejos, hechizados ante semejante despliegue de verdadera destreza actoral por parte de estas inmensas intérpretes. Ellas demuestran, asimismo, sus varios talentos cuando el cuerpo logra dar vida a un texto escrito que reclama siempre nuevas miradas. Mirar hacia lo extranjero pero también a lo autóctono, eso que nos define, esas palabras que hacemos nuestras con una entonación particular. La maternidad simbólica en Mistral, ella especialmente aparece como esa madre universal de los niños sin voz. La lengua como madre, la patria como madre. Las canciones que arrullan, la memoria también como patria pero maternal. Lorca ha sabido captar de manera profunda el alma femenina así como el guión de Etelvino Vázquez pinta de cuerpo entero esa relación entre Xirgu y Federico llena de anécdotas y diálogo espontáneo. Son piezas ágiles y contundentes; rescatan el valor de lo ancestral y lo funden con el mundo actual.

Los personajes de estos tres unipersonales sostienen cómodamente sus monólogos. Nos tocan de cerca con sus dramas tan humanos. Cada una de ellas pertenece a una tierra distinta: Chile, España, México aunque, en definitiva, están unidas por una misma vocación artística; el exilio no hace más que fortalecerla. Estas mujeres, tejedoras de historias o recitadoras de poesía, construyen una matria con la cual podremos identificarnos. Nos brindan un espacio de pertenencia desde el lenguaje, que nos cobija y podremos llamar propio.

La presente edición de este ciclo Agosto poético cuenta con varias obras que indagan el universo de lo femenino, pero lejos de los estereotipos y mostrando la vida de mujeres talentosas que han marcado nuestra historia. La reconstrucción ficcional de Xirgu, Frida, Mistral nos enfrenta a un mundo imaginado aunque también nos acerca mediante estas ficciones a una verdad acerca de estos mismos personajes, la verdad que encontramos en las obras de arte cuando estas tienen algo para decirnos.

En este festival también ha intervenido la poeta y dramaturga cubana Nara Mansur con su obra Charlotte Corday, una relectura del asesinato a Marat durante la Revolución Francesa . Para abrir el festival se contó con la presencia de Virgina Innocenti y sus canciones de amor. Otra de las obras que ha sido incorporada al ciclo es La noche a cualquier hora, con los textos poéticos de Patricia Díaz Bialet. Todavía falta el espectáculo Mujer foca, el domingo 27 donde podremos asistir al canto y danza de una foca convertida en mujer, según relata la leyenda finlandesa de las selkies, con dirección de Ana Yovino y actuación de Maia Mónaco.

Teatro y poesía evidencian en Agosto poético una relación fecunda: una propuesta donde las mujeres pisan fuerte y nos envuelven con sus relatos, su música, su enorme capacidad de ser madres hasta en el escenario porque siempre dan a luz a nuevos seres, deslumbrándonos y alumbrando, al mismo tiempo, nuevos modos de comprender nuestra humanidad. ¡Viva la matria!

La memoria de Federico. Texto y dirección de Etelvino Vázquez. Con Cecilia Hopkins.

Gabriela Infinita (o el país de la ausencia). Sobre textos y poemas de Gabriela Mistral en versión, interpretación y dirección de María Marta Guitart.

Frida Kahlo (luces y sombras) Dramaturgia y dirección de Patricio Abadi. Con Jimena Anganuzzi.

Más información en: http://festivalpoesiaenelcentro.blogspot.com.ar/