Esto pasó en la 14 edición de Piriápolis de película

0
0

Funciones con lleno total de público y excelente programación

- Publicidad -

Entre el 4 y el 6 de agosto de 2017 tuvo lugar la 14° edición de PIRIÁPOLIS DE PELÍCULA, como siempre coordinado por los uruguayos Jorge Jellinek (crítico de cine, actor) y el profesor Gustavo Iribarne.

Nuevamente el Argentino Hotel de Piriápolis fue la sede exclusiva del evento en varios de cuyos salones se realizaron todas las actividades programadas.

En la inauguración del viernes a la noche se escucharon entre otros los discursos del Prof. Jorge Céspedes, Director General de Cultura de la Intendencia Departamental de Maldonado y de Martín Papich, Director del Instituto de Cine y Audiovisual del Uruguay (Ministerio de Educación y Cultura).  También las palabras de bienvenida de la siempre entusiasta Renée Pereira de Méndez Requena, Directora del Argentino Hotel y además Productora Ejecutiva del Festival.

Este año en la apertura se proyectó el mediometraje “La Cumparsita” de Rosario y Pepé Infantozzi, descendientes directos de Gerardo Matos Rodríguez.

Luego fue el turno del largometraje “Una vida lejana” (“Une vie ailleurs”), coproducción entre Uruguay y Francia dirigida por Olivier Peyon, quien envió desde su país un mensaje de saludo que se vio proyectado en la pantalla. Se trata de un intenso drama que confronta a una madre francesa que busca recuperar a su hijo, luego de cuatro años de ausencia, y la joven pariente (uruguaya) del fallecido padre del niño, que lo ha venido cuidando. Íntegramente filmada en Uruguay (Montevideo, La Florida) resulta un duelo actoral entre la francesa Isabelle Carré (“La fortuna de vivir”) y la argentina María Dupláa (sobrina de Nancy).

La última función en el Salón Dorado (principal) del viernes contó con la presencia de la directora debutante en el largometraje (Laura Casabé) y de uno de los actores principales (Jorge Marrale) de La valija de Benavídez.  Ya estrenada en Argentina, fue novedad en el vecino país tratándose de una película que roza el género fantástico, con otros dos actores en buenas interpretaciones: Guillermo Pfenning (Benavídez) y Norma Aleandro. Está basada en un cuento original de Samanta Schewblin, donde se mezclan los géneros del thriller y de la ciencia ficción.

El sábado por la mañana este cronista entrevistó, junto al colega Carlos Hugo Aztarain, al gran actor argentino Jorge Marrale. Se repasó buena parte de su extensa filmografía que se inicia con dos películas de Alejandro Doria (“Contragolpe”, “Darse cuenta”) y que lo tendría como intérprete central en una tercera (“Las manos”). Recordó con gran emoción la última nombrada así como a su realizador, señalando que éste logró en él una fuerte identificación con el personaje del cura “sanador”. Cuando se le mencionó al realizador Beda Docampo Feijóo,  admitió ser una especie de “alter ego” del director de “Los amores de Kafka”, “El marido perfecto”, “Quiéreme” e incluso la más reciente “Francisco, El padre Jorge” con lo que lleva seis apariciones sobre diez del director. Hubo aún tiempo de hablar “Maracaibo”, su última interpretación en cine con la presencia además de Miguel Angel Rocca, su realizador, al que elogió.

El sábado por la noche hubo varios homenajes comenzando por Nacha Guevara, increíblemente “joven”, seguido de un recuerdo a Eliseo Subiela que ya había visitado Piriápolis. Finalmente le tocó al propio Marrale seguido de la exhibición de “Maracaibo”.

Pero la noche del sábado no terminó allí ya que se homenajeó también a Gustavo Garzón, con un anticipo de “Down para arriba”, su proyecto sobre jóvenes con síndrome Down. El actor señaló, en uno de los momentos más emotivos del Festival, que tiene mellizos de algo más de 25 años y que no son chicos enfermos sino  diferentes, recalcando el gran amor que recibe y les da a sus hijos. Luego se proyectó el largometraje “Madraza”, donde además de Garzón estuvo presente Loren Acuña, la actriz principal. Con enorme entusiasmo comentó que nació en un pequeño pueblo de Paraguay, que lleva el nombre de Artigas igual que su colegio y que se sentía como en su casa.

Hubo aún muchas más películas, destacándose cuatro de José Luis Campusano (por él presentadas) incluyendo “Vil romance”, “El perro Molina” y la más reciente “Cícero impune”.

De  Chile se vieron tres del actor Alejandro Goic, con quien se tuvo una interesante charla. Sobresaliente “El club” de Pablo Larraín, insólitamente no estrenada en Argentina.

Finalmente vale la pena nombrar algunos otros títulos presentados como “El pampero” de Matías Lucchesi, “Mi mundial” del uruguayo Carlos Morelli, “La superficie de la sombra”, coproducción de Brasil y Uruguay de Paulo Nascimento, “Viejo Calavera” del boliviano Kiro Russo (vista en el BAFICI) y la irreverente “El Bar” de Alex de la Iglesia.