Crimen y Castigo, de Martín Barreiro

0
0

Martín Barreiro tiene trayectoria en la adaptación de obras como Tito Andrónico, Rey Lear, Julio César, Otelo, entre otras. En este caso, dirige Crimen y Castigo, la novela de Dostoievski.

- Publicidad -

La obra es larga.

Por supuesto, no se trata de una reproducción. Es una puesta fragmentaria y las escenas seleccionadas ponen énfasis en la mente tortuosa del protagonista. La representación de Jonathan Di Costanzo –Raskólnikov- en el escenario es perturbadora, no solo por el hecho de dar voz a los pasajes de la novela que ya de por sí lo son –no hace falta aclarar la lucidez con la que Dotoievski narra las pesadillas del personaje-; a eso se le suma la entrega del actor cuando lo hace.

La obra es intensa.

La interpretación de Jonathan Di Costanzo –cuya presencia en escena es prácticamente constante- y la de Mimi Ferraro –la madre de Raskólnikov- son apasionadas, se los ve siempre a flor de piel. Dejan el cuerpo en cada aparición.

Oscar Sandoval Martínez y Javier Altamiranda –el inspector y Luzin, respectivamente-, no se quedan atrás. Sin interpretar los personajes más importantes de la obra, también pisan firme con sus representaciones. Encarnan a personajes de carácter en los que dejan traslucir sutilezas de pregnancia en el espectador.

Sin embargo, además de los mencionados, son muchos los actores que participan de cada función: Pamela Caro –Dunia-, Fabio Verón –Marmeladov, Svidrigailov-, Matías Zas –Dimmitri-, Nina Gianuzzi –Helena, Catalina-, Gabriela Caponetto –Isabel, Anastasia-, Tamara Malano –Sonia-, Jeremías Ferro –Zamertov-, y Graciela Rovero –dama-. Y más allá de su aparición en las distintas escenas, son destacables las que se agrupan y bailan, alzan a Raskólnikov, lo giran, nos manosean con sus ritmos y decires al unísono, ecos que recrean la atmósfera opresiva de los tugurios de la gran ciudad. Este es un gran acierto, porque es una disrupción en el tiempo a cuestas de un protagonista perturbado.

La puesta en escena de la obra de Barreiro conmociona: las palabras de Dotoievski fluyen en la interpretación de los actores y la recreación de ese contexto témporo-espacial asfixiante, cargado de brazos y piernas sumado a la escenografía y vestuario de MB-MB, es creativa y, a al mismo tiempo, fiel al original.

TEATRO EL CONVENTO

Reconquista 269 – CABA

Informes y reservas: 4264-1101

Sábado 21 h

Entrada General $180 Desc. a jubilados y estudiantes $150.