FIDBA 2017: 66 Kinos

0
0

Entre octubre de 2014 y julio de 2015, Philipp Hartmann director del film “El tiempo pasa como un león rugiendo” (compitió en este mismo festival Fidba en el 2013) viaja por distintos cines de ciudades alemanas para llevar su película. En total, 66 pantallas en 66 cines, mayormente cinematecas, o pequeños cineclubes en donde la tarea del exhibidor es, también en el país más poderoso de la tierra, un trabajo a pulmón. Hartmann empieza su ciudad natal: en la Cinemateca de Karlsruhe, ciudad al sudoeste de Alemania, casi al límite con Francia y recorre a partir de allí el mapa de alemania de sur a norte y de este a oeste registrando los espacios, tomando testimonios, en salas de 500 años y 18 asientos, en lo que era un monasterio y sigue siendo una parroquia, o en multicines para centenares de espectadores.

Algunas curiosidades como el proyector de 35 mm que tiene dividido la zona de rollos de la maquina de proyección porque el espacio es muy pequeño o el corto “Gatitas” (Miezen) que usa los fotogramas de mujeres jovenes que se colocaban al principio de cada rollo para la prueba de color.

El orden expositivo le permite a Hartmann hacer una encuesta y a su vez un mapeo sobre el estado de situación de estas salas alternativas en el territorio alemán, mayormente de cine arte y analizar su presente pero también las amenazas concretas de extinción o las posibilidades para su transformación. Inteligentemente estos testimonios son alternados con momentos de agrupamientos de planos por temas: escaleras de accesos, boleterías, plateas, bares, bibliotecas de catalogos, mesas de trabajo. Cada uno de los dueños o responsables de estos 66 espacios tiene algo para decir sobre la permanencia de esta actividad: alguien dice lo seguimos haciendo porque pensamos que estamos salvando el mundo. Y, tal vez, de eso se trate.

Una película para no dejar pasar. Se exhibe nuevamente en este Fidba el martes 1 de agosto a las 22 hs en el Gaumont.