Grabados contemporáneos de Japón, en el Museo Nacional de Bellas Artes

0
0

El Museo Nacional de Bellas Artes, junto con el Centro Cultural de la Embajada del Japón en la Argentina, la Fundación Japón y Evaristo Cultural, inaugura el martes 18 de julio, a las 19, la muestra Variaciones y autonomía. Grabados contemporáneos de Japón.

La exposición presenta 42 obras de los artistas Yayoi Kusama, Tomoharu Murakami, Masanari Murai, Toshinobu Onosato, Yasukazu Tabuchi, Natsuyuki Nakanishi, Hitoshi Nakazato, Naoyoshi Hikosaka, Kosai Hori y Toeko Tatsuno, seleccionadas por Kyoji Takizawa, curador del Museo de Artes Gráficas de la Ciudad de Machida.
En la década de 1970, jóvenes artistas japoneses expandieron su expresividad y ampliaron los límites del arte contemporáneo gracias a la técnica del grabado, que utilizaron en una amplia gama de estilos y soportes, lo que se tradujo en un fuerte impulso a esta disciplina.

La exhibición presenta obras de diez artistas que han sustentado este proceso, para echar luz sobre el desarrollo de un nuevo campo de grabados contemporáneos japoneses realizados por pintores –un campo notable como variación de la pintura y como forma artística autónoma– y, a su vez, repensar la historia de esta técnica en Japón.

Variaciones y autonomía. Grabados contemporáneos de Japón podrá recorrerse en el segundo piso del Museo del 18 de julio al 20 de agosto de 2017, de martes a viernes, de 11 a 20, y sábados y domingos, de 10 a 20, con entrada libre y gratuita.

Palabras de Andrés Duprat, director del Museo Nacional de Bellas Artes, sobre la exposición

Sobre fines del siglo XVIII el enigmático Sengai, un monje zen que utilizó el grabado como medio de difusión doctrinaria, expuso en su obra El Universo, compuesto por un triángulo, un círculo y un cuadrado, la idea de que la matemática es el lenguaje secreto de la creación. Proponía así un gran desafío para el arte democrático y popular de la estampa japonesa, hasta entonces ceñido al costumbrismo y el paisajismo. Desarrollada en contrapunto crítico con la caligrafía y el dibujo, atributo de la cultura letrada aristocrática, de características tendientes a la abstracción, la estampa japonesa alcanzaría renombre e influencia mundial por medio de figuras como Hiroshige, Utamaro y el ya icónico Hokusai. Dos siglos más tarde, los grabadores contemporáneos del que fuera el Imperio del Sol Naciente, hoy transformado en un pujante país del ya no tan lejano ni exótico Oriente, recogen en forma explícita aquella aporía de Sengai como una invitación a construir un arte nuevo. Un arte que retoma las tensiones de una nación que vive la dialéctica entre modernidad y tradición como uno de sus componentes cruciales, de cuyo diálogo surgen los rasgos que identifican la imagen potente con que, releída, las imágenes del pasado interpelan al presente.

Compartir
Artículo anteriorSeminarios sobre Documental en el FIDBA
Artículo siguienteSe inauguró el Club de Cultura Céspedes
El portal de arte, cultura y espectáculos de habla hispana. Desde la ciudad de Buenos Aires, Argentina, Leedor.com brinda noticias de cultura, una vasta oferta de contenidos de producción propia organizados en secciones temáticas y un interesante conjunto de servicios gratuitos que facilitan el acceso a la información sobre arte, cultura y espectáculos en español.