México en la 57Biennale: Carlos Amorales y La Vida en los Pliegues

0
0

Trabajo de difícil acceso el de Carlos Amorales en la Bienal de Venecia. Por la falta de líneas didácticas en lo que se expone y por ser de una elaboración sumamente personal, es quizás una de las apuestas más poéticas y teóricas de la Biennale. Puede verse en el Pabellón que México ocupa en el Arsenale de Venecia, con curaduría a cargo de Pablo León de la Barra.

- Publicidad -

Carlos Amorales (México, 1970) propone La vida en los pliegues, retomando el libro de Henri Michaux (Namur, Bélgica, 1899 – París, 1984) y trabajando extradisciplinariamente, atravesando distintos lenguajes y proponiendo una investigación sobre la traducción de soportes mediante la invención libérrima de nuevos códigos. Lo que estaría tomando como punto de partida, es decir, como posible signo a combinar, es una colección de ocarinas.

Amorales inventa un lenguaje encriptado, como si fueran posibles “partituras gráficas”, mezcladas para formar escrituras, narrativas, caligrafías, sistemas.

02_score_ocarinas.jpg__1170x0_q90_subsampling-2_upscale

Hay una pieza, especie de periódico (del cual tomamos las fotos de esta nota) que acompaña a manera de souvenir, que expresa mucho de esta construcción integral que el artista intenta hacer y que, en un lenguaje encriptado se leen notas sobre la actual situación política de México; aplicando técnicas disribucionalistas típicas de la linguística norteamericana de posguerra puede leerse fácilmente qué quiere contarnos. En este sentido, es interesante el gesto político y la habilitación de saberes “dormidos” en los mensajes de deglución inmediata y sensacionalista que saturan las comunicaciones que pueden volverse racionales y críticos. Y la poética siempre interesante de estos paradigmas de profundidad que, además de significar un nodo central del propio Amorales en tanto artista que se embarca en verdaderos ensayos investigativos, requieren de un espectador sensible y activo a la vez.

Consultá aquí la cobertura exclusiva de leedor para esta 57Biennale

La propuesta presenta performances que “reacomodan” las unidades/fonemas de este lenguaje particular y propio, y un cortometraje, “La aldea maldita”, que conecta con el texto de Michaux a partir de la historia de una familia que llega a una ciudad y es linchada. Todo queda construido con la misma forma madre combinada de la ocarina como matriz formal y funcional.

Mirá el video sobre el Pabellón de México:

 

04_ocarinas_litf0
Carlos Amorales, Ocarinas para Life in the Folds, 2017. Cortesía del Estudio Amorales y kurimanzutto, Ciudad de México.