Dante Alighieri y Gilbert Keith Chesterton

0
0

Hoy coinciden los aniversarios de los nacimientos de Dante Alighieri y Gilbert Keith Chesterton. Los une la maestría en la escritura y la pertenencia al grupo de los clásicos de la literatura: “Clásico es aquel libro que una nación o un grupo de naciones o el largo tiempo han decidido leer como si en sus páginas todo fuera deliberado, fatal, profundo como el cosmos y capaz de interpretaciones sin término. Previsiblemente, esas decisiones varían”, Jorge Luis Borges.

Dante Alighieri

Dante Alighieri (1265-1321) fue un poeta italiano. Durante sus años de estudio, coincidió con el poeta Guido Cavalcanti, representante del dolce stil nuovo y de quien se convirtió en discípulo. Según explica en su autobiografía más o menos recreada poéticamente Vida nueva, en 1274 vio por primera vez a Beatriz Portinari, cuando ella contaba ocho años y él tan sólo uno más; el apasionado y platónico enamoramiento de Dante tendría lugar al coincidir de nuevo con ella nueve años más tarde.

El experimentalismo de los poemas del poeta italiano y la búsqueda consciente de un estilo propio culminarán finalmente en La Divina Comedia, una de las cumbres de la literatura universal. Dividida en tres cantos (el Infierno, el Purgatorio y el Paraíso) y escrita en tercetos, se resume en ella toda la cosmología medieval mediante la presentación del recorrido del alma de Dante, guiada primero por Virgilio y más adelante por Beatriz, en la expiación de sus pecados. Borges afirmó: “Yo sospecho que Dante edificó el mejor libro que la literatura ha alcanzado para intercalar algunos encuentros con la irrecuperable Beatriz”:

Tan honesta parece y tan hermosa

mi casta Beatriz cuando saluda,

que la lengua temblando queda muda

y la vista mirarla apenas osa.

 

Ella se va benigna y humillosa

y oyéndose loar, rostro no muda

y quien la mira enajenado duda

si es visión o mujer maravillosa.

 

Muéstrase tan amable a quien la mira

que al alma infunde una dulzura nueva

que solo aquel que la sintió la sabe.

Con un lenguaje vívido y de gran riqueza expresiva, el poeta mezcla los elementos simbólicos con referencias a personajes históricos y mitológicos, hasta construir una equilibrada y grandiosa síntesis del saber acumulado por el hombre desde la Antigüedad clásica hasta la Edad Media.

Gilbert Keith Chesterton

Chseterton

G. K. Chesterton (1874-1936) fue un crítico, novelista y poeta inglés, cuya obra de ficción lo califica entre los narradores más brillantes e ingeniosos de la literatura de su lengua.

Además de escribir poesía (El caballero salvaje, 1900) y excelentes y agudos estudios literarios (Robert Browning, Dickens o Bernard Shaw, entre 1903 y 1909), se dedicó a la narrativa detectivesca, con El hombre que fue jueves, una de sus obras maestras, aparecida en 1908.

A partir de 1911 empezaron las series del padre Brown, inauguradas por El candor del padre Brown, novelas protagonizadas por ese brillante sacerdote-detective que, muy tempranamente traducidas al castellano por A. Reyes, consolidaron su fama.

Maestro de la ironía y del juego de la paradoja lógica como motor de la narración, en su abundante obra (más de cien volúmenes) aparecen todos los géneros de la prosa, incluido el tratado de teología divulgativo y de gran poder de persuasión.

Los ya citados relatos del padre Brown siguen la línea de Arthur Conan Doyle, mientras que los dedicados a un investigador sedente, el gordo y plácido Mr. Pond (literalmente “estanque”), inauguraron la tradición de detectives que especulan sobre la conducta humana a través de fuentes indirectas, desde Nero Wolf hasta Bustos Domecq, el policía encarcelado que forjaron Adolfo Bioy Casares y Jorge Luis Borges, dos de los lectores más devotos que Chesterton ha tenido en el siglo XX.