Colossal

0
0

Si busca entretenerse, la película no lo defraudará

 Anne Hathaway es el principal y casi único sostén de la nueva película de Nacho Vigalondo, un español poco conocido en Argentina ya que ninguno de sus largometrajes fue estrenado localmente.

“Colossal” es un film fantástico más que de ciencia ficción, género este último que se asocia más con el futuro y los desarrollos científicos. Comparten ambos situaciones que no tienen una explicación racional y aquí ello recién arranca al cabo de una media hora de proyección.

A Gloria (Hathaway) se la vi al inicio llegar a su casa en Nueva York con una fuerte resaca y la lógica reacción de Tim, su pareja, proponiéndole que haga su valija y se vaya. Ella se trasladará a su pueblo natal donde reencontrará a George (Jason Sudeikis), una vieja amistad, que ahora es el dueño de un bar familiar. Lo acompañan dos colegas, uno de los cuales (Tim Blake Nelson) caerá en las garras de la seductora joven, ante los celos de George.

Pero pronto empezarán a ocurrir extraños acontecimientos, particularmente uno en Corea del Sur donde un monstruo está produciendo estragos entre la población, al aplastar a los indefensos ciudadanos. Esto es lo que ve Gloria en un televisor y uno se pregunta qué relación hay entre su historia y la del país asiático. Pronto esto quedará develado cuando ella compruebe que los movimientos que realiza con su cuerpo (brazos, piernas, cuerpo), se reproducen exactamente en los de la bestia.

Cuando aparezca otro monstruo, un gran robot, la trama se volverá algo maniquea y perderá fuerza. El final será algo complaciente y para un espectador exigente poco aceptable. Pero para quien se conforme con sólo ver un espectáculo entretenido, es probable que “Colossal” no lo defraude. Y con el agregado de ver a una actriz talentosa y de atractiva belleza.