Cosecha 48. El olvido no muere, Nicolás Acosta

0
0

En “Del rigor en la ciencia” de Borges podemos leer lo siguiente: “En aquel Imperio, el Arte de la Cartografía logró tal Perfección que el Mapa de una sola Provincia ocupaba toda una Ciudad, y el Mapa del Imperio, toda una Provincia. Con el tiempo, estos Mapas Desmesurados no satisficieron y los Colegios de Cartógrafos levantaron un Mapa del Imperio, que tenía el Tamaño del Imperio y coincidía puntualmente con él”.

- Publicidad -

Pienso en los científicos desquiciados de esta comedia y recuerdo este magnífico cuento corto de Borges. El mapa termina despedazado, en ruinas. ¿Será el mapa equiparable a la memoria?, me pregunto. Una cartografía humana de la realidad, una reproducción de accidentes geográficos o de sucesos vitales. Y la ciencia aparece en el cuento revistiendo su carácter ficcional… Cosecha 48 también plantea cómo la ficción y la ciencia pueden interactuar.

La memoria muestra su naturaleza fragmentaria. La obra está basada sobre las investigaciones del neurocientífico argentino, Rodrigo Quian Quiroga (quien ha escrito Borges y la memoria) sobre las neuronas que intervienen cuando recordamos. Pero el trabajo de dramaturgia solo utiliza su teoría científica como disparador para una historia donde la imaginación vuela y crea un escenario de ciencia ficción. Un personaje llamado Funes no podía faltar en una pieza de esta temática. Los recuerdos, como el vino, van mutando con el tiempo, ¿será de ahí el nombre? Las citas también están introducidas de manera fragmentaria, solo rastreables para el conocedor.

Lo que somos puede definirse mediante nuestros recuerdos; si nuestros recuerdos cambian, también lo hacen nuestra identidad, nuestros afectos. La identidad es esa construcción de la mente que, como muestra este texto, puede ser manipulable. La obra deja ver cómo la química puede alterar quienes somos. En una época donde la industria farmacéutica crece y avanza permanentemente, sus fórmulas pueden afectar procesos de nuestros cerebros. Esta propuesta teatral recrea un aspecto de la realidad con una vuelta de tuerca.

Con reminiscencias del filme Eterno resplandor de una mente sin recuerdos, las historias de personajes que aquí se entrelazan tienen mucho de laberíntico y en esto hay otro elemento borgeano. La conciencia nos hace cobardes, dice Hamlet en el soliloquio de “Ser o no ser”. El texto de Nicolás Acosta lo retoma y plantea otra disyuntiva: recordar o no recordar. Los personajes de esta obra no son cobardes; actúan y no dudan en interferir con las vidas ajenas; surge una cuestión ética. Afortunadamente, todas sus manipulaciones quedan en el plano de la ficción, al menos por ahora…

El equipo de actores del ámbito de UNA Nicolás Acosta (Phillip – Enrique), José Ignacio Del Vecchio Ramos (Richard – Rubén), Mercedes Gorziglia (Anna – Martina), Omar “Chino” Kuhn (Ceveriano), Esteban Real (Funes) son dirigidos por Gabriella Aly (en conjunto con Acosta) y forman parte de Persistente compañía de teatro. Ellos nos ofrecen aquí una obra fresca, original para un espectador atento que pueda seguir un argumento intrincado sin perderse. Solo queda una función de la presente temporada.

Ficha artístico-técnica

Actores: Nicolás Acosta (Phillip – Enrique), José Ignacio Del Vecchio Ramos (Richard – Rubén), Mercedes Gorziglia (Anna – Martina), Omar “Chino” Kuhn (Ceveriano), Esteban Real (Funes)

Diseño de Escenografía: Gabriella Aly

Diseño de Luces: Sebastián Francia

Diseño de Vestuario: Gabriella Aly

Música: Estanislao Galerato

Diseño Gráfico: Agustin Scipione

Fotografía: Julian Farina

Prensa: Correydile

Producción Ejecutiva: Santiago Martín

Dramaturgia: Nicolás Acosta

Dirección: Nicolás Acosta, Gabriella Aly

Duración del espectáculo: 60 minutos

Viernes 20:30 horas

Vera Vera Teatro -Vera 108 CABA.

Entrada General $150 / Jubilados y estudiantes $100.

Reservas: (011) 15-3263- 0400 / persistentecia@gmail.com

Pagina web del espectáculo: http://persistentecia.wixsite.com/persistentecia

Fan Page: Cosecha 48 – Persistente Cía de Teatro

Instagram: persistentecia