57Biennale: China China China

0
0

(Exclusivo desde Venecia, para Leedor.com)

- Publicidad -

No sabemos nada de China. Nada. China parece presentársenos como el resguardo de lo otro, lo que se diferencia de Occidente, lo que también protege su lado incomprensible pero luminoso. El teatro colaborativo que propone el Pabellón de China en Venecia apela a la tradición de las sombras, al pasado ancestral de las torres o las formas de papel, y los títeres voladores, sus mecanismo de metal y sus proyectores y pantallas atraviesan como flecha el presente hacia el futuro.

image-2017-05-24 (5)

Continuum-Generation by Generation es el título de esta especie de kermesse onírica que ocupa un enorme pabellón de dos pisos en el que las visiones panorámicas y observaciones micro se complementan para producir un verdadero continuum curatorial. La elección de la foto del copete de esta nota, apenas sirve para demostrar esa totalidad abrumadora y compleja, a la que solo hay que agregarle paciencia y atención, tanta como a los juegos del arte de papel que se presentan en el piso superior.

Para tener esa vista general, hay que dejar precisamente a nuestras espaldas esas montañas coloridas que, insisto, merecen una precisión de la mirada.

image-2017-05-24 (1)

El curador de la propuesta china, una de las más complejas y atractivas de esta Bienal es el artista chino Qiu Zhijie y los artistas Tang Nannan, Wu Jian’an, Wang Tianwen, Yao Huifen. El lema “Generación tras Generación”, pretenden demostrar también el “continuum” de energía en el que la cultura china se mantiene viva y en marcha.

El hombre que mira por el ojo de buey de un barco engaña al espectador. Sus ojos en realidad son los que construyen ese ojo de buey que proyecta la imagen del mar. Más allá de que más de un visitante espera a su lado para poder ver ese “através” la obra vuelve a pensar en la maraña de que es el sujeto el que construye la realidad y no al revés. Aquí la realidad, además, termina siendo solo una proyección virtual.

image-2017-05-24 (2)

image-2017-05-24 (3)

 

IMG_20170513_155203848

En otro lado de la sala, el espectador podrá dibujar montañas sobre papeles con tinta negra seguir constryuyendo representaciones

Entre el engaño, el encantamiento, y la virtualidad el pabellón chino resulta un recorrido al que habrá que dedicarle un buen rato, para seguir pensando que China es siempre algo que a los occidentales nos seguirá resultando extraño y fascinante.

Van como como obsequio algunos segundos de una performance musical que se realizaba cada 20 minutos.