CANNES 2017: hasta ahora pobre Selección Oficial

0
0

Transcurrida la primera mitad del 70° Festival de Cannes, la Selección Oficial presenta pocos títulos de interés, hasta ahora.

- Publicidad -

La inauguración oficial fue con una película fuera de competición de Arnaud Desplechin.
En general conformó a la crítica y a este cronista en particular. Se trata de “Los fantasmas de Ismael” con un fuerte elenco integrado por Marion Cotillard, Charlotte Gainsbourgh y Mathieu Amalric, quizás el actor más cotizado del momento. La reaparición veinte años después de Carlota (Cotillard), dada por desaparecida, esposa del personaje de Amalric, produce en este y en su nueva pareja (Gainsbourgh) una fuerte conmoción. Hay bastante humor y alguna complejidad en la trama que el público aprecia.

Amalric, que hace de director de cine en la de Desplechin, también tiene ese rol en “Barbara”. Pero además es el director de ese film, que retrata la vida de una famosa cantante francesa de nombre homónimo. La actriz principal es Jeanne Balibar, poco conocida en Argentina, bastante parecida a la cantante con el agregado de que algunas de las canciones son incluso cantadas por ella. “Barbara” fue la película que inauguró la muestra “Un certain regard”, donde compiten las dos películas argentinas aun no presentadas en el Festival y a las que se hará referencia en otra nota.

En la Competicion Oficial había expectativas con lo nuevo de Todd Haynes, quien hace dos años deslumbro con “Carol”. Sin embargo, “Wonderstruck” donde repite a una de las actrices (Julianne Moore) no tiene la magia de la anterior. Ambientada en dos épocas (1927 y 1977), que el espectador casi desde el inicio adivina que están conectadas a través de algunos de sus personajes con problemas de audición, no logra generar mayor entusiasmo.

Tampoco deslumbra Haneke con “Happy End”, título algo irónico cuando uno conoce al director de “La cinta blanca” y “Amour”. Y pese a contar con dos de los interpretes de esta última (Isabelle Huppert, Jean Louis Trintignant) su relato centrado en una familia disfuncional y de la clase alta del norte de Francia no funciona demasiado bien. Hay mucho morbo y algunos personajes como el de la hija de Huppert con tendencias peligrosas, al igual que su abuelo que solo piensa en el suicidio.

Dos de las cuatro películas francesas poseen cierta medianía y la que mejor sale a flote es “120 latidos por minuto”. Transcurre en 1989 cuando el SIDA hacia estragos y es creado el movimiento Act Up Paris, que reclamaba medidas al gobierno de Miterrand. Uno de los personajes principales es interpretado por nuestro Nahuel Perez Biscayart quien se luce como uno de los principales líderes del grupo de manifestantes.

En cuanto a “Le redoutable” (“Temible”) de Michel Hazanavicius (“El artista”) resulta algo decepcionante al elegir el formato de “biopic” para retratar a Jean Luc Godard en la segunda mitad de la década del ’60. No obstante se rescata la interpretación de Louis Garrel y de Stacy Martin (“Nymphomaniac”) en el rol de Anne Wiasemsky, su pareja de entonces y en cuyas memorias está basado el film. Es buena la reconstrucción de época, sobre todo de Mayo ’68.

The Stage” es lo nuevo de Ruben Ostlund (“Force Majeure”) con un humor algo feroz, pese a tratarse de un film nórdico. La película es muy larga pero en Argentina (ya tiene distribuidor) y en el mundo será presentada una nueva versión con unos 20 minutos menos.

The Meyerowitz Stories” marca el debut de Noah Baumbach en Cannes. Tiene buenas interpretaciones de Adam Sandler y Ben Stiller como dos hermanos que no se llevan muy bien ni se ven mucho. La delicada salud de su padre (Dustin Hoffman) los reúne mientras que Emma Thompson compone a la cuarta esposa del progenitor. Film agradable aunque sin profundidad, pero que destaca el extenso elenco que también incluye a Candice Bergen entre otros.

Finalmente un comentario sobre las películas argentinas. Ambas compiten en la sección “Un certain regard” y aun no se presentaron al público. “La hija del desierto” cuenta con la interpretación de la chilena Paulina García (“Gloria”), que curiosamente también aparece en “La cordillera” de Santiago Mitre. A ellas nos referiremos en próxima nota.