Objection: Ekin Onat y Michal Cole en El Pabellón de la Humanidad

0
0

Entre los eventos colaterales de esta Biennale di Venezia, la propuesta de Objection, con Ekin Onat y Michal Cole han tomado como propia la casa donde se presenta el proyecto Pabellón de la Humanidad para presentarnos una instalación cuyo recorrido está más que recomendado y convierte cada ambiente del impecable palazzo junto al puente de la Accademia en un espacio para hablar del poder, las resistencias feministas, la intimidad y la justicia.

- Publicidad -

Ekin es nacida en Turquía, Michal en Israel. Ambas construyen un relato muy personal, estético, poético y conceptual de muy buena factura. La potencia política de este proyecto se desprende sola, ni bien pensamos en el juego de nacionalidades de las autoras y en el pulso que porta cada centímetro del espacio, y se conforma en lo que nos queda repicando en el cuerpo, lo que nos estremecen esos ambientes transformados en modos de decirse y contradecirse propios del arte contemporáneo.

Apenas entramos, nos recibe un living totalmente forrado por 25 mil corbatas, elemento masculino relacionado con las formas del poder y el bien vestir, entre las que se destaca especialmente una que perteneció a Donald Trump, y que sirve para tapizar un rifle.  WhatsApp Image 2017-05-17 at 19.28.41

WhatsApp Image 2017-05-17 at 19.34.44

Luego, el comedor es en realidad una enorme mesa negra, ya lista para sentarse a comer, forrada con uniformes de policía portando escudos y distintivos de las fuerzas opresivas y represivas del mundo. Un neón reafirma la poesía visual conceptual presentada con la sugestiva frase: There is no Lack of Security Here.

objectio

La cocina de la casa presenta minivideos ofrecidos dentro de cacerolitas a las que hay que asomarse para ver, donde mujeres se expresan mudas.

El primer piso cierra la intimidad y explora este lado más femenino. Del universo de corbatas y armas de represión, pasamos a un universo de mujeres, donde se nos interpela a través de un primer cuarto que narra la historia de mujeres víctimas de ataques, mientras en simultáneo la otra artista se viste y desviste con un traje de alta efectividad de policía anti disturbios.

objection 2

objectio3

El baño ofrece un video tan poético como conceptual, donde, contra una cortina apenas ondulada, una mujer en un bote trapea el agua de Venecia. Este trabajo es similar al que ya ha realizado Michal Cole, cuando realizó una video performance barriendo las arenas del desierto. objectio 4Finalmente, dos habitaciones donde las voces y la representación de los cuerpos nos implican de un modo especial, cierran esta sororidad que no conoce límites ni nacionalidades ni menos que menos Estados policiales y asesinos de mujeres. En The Joruney Between Human Beings and Being Human, solo podemos acercar el oído a una puerta cerrada donde escuchamos una conversación bilingüe entre dos mujeres, turco/hebreo, que aunque no comprendamos linguísticamente su significado accedemos a una multiplicidad de sentidos que nos incluye y nos emociona. Y en el dormitorio, dos mujeres de espaldas (que son similares a las propias artistas), dispuestas a levantarse, introducen una extrañeza que nos deja repensando lo visto y con ganas de charlar sobre lo que nos sucede, cómo nos sucede, porqué no sucede, en una interpelación crítica que nos vuelve vibrantes y activas.

Convencidas de que hay ciertas cuestiones políticas en las que solo se habla desde la práctica artística, esta propuesta Objection es mucho más potente que buena parte de lo visto en el transcurso central de esta 57 Biennale. A quienes anden por aquí, recomendamos no perderse esta experiencia.

Agradezco especialmente a Jackie Simsolo y Clara Ortiz por la provisión de fotos para la nota.

Campiello S. Vida, Venecia, Italia.
Del 11 de mayo al 30 de noviembre de 2017