57Biennale: Rehenes por exclusión en el pabellón danés

0
0

Hostages for half an hour…o mejor, Rehenes por exclusión

La Bienal genera un atractivo especial, es el gusto de participar del evento artístico del año y la confianza de transitarlo por dentro y por fuera de sus pabellones oficiales. Como sororidad comprometida con el arte, nos entregamos a las manifestaciones artísticas sin prejuicios ni expectativas. Con confianza de la buena.

Vamos de pabellón en pabellón, de país en país por los Giardini de la Bienal. Amantes de lo performático y respetuosas de los horarios en este hemisferio, acordamos en visitar a las 14 hs en punto el pabellón de Dinamarca, hora en la que “Influenza. Teatro de Glowing Darkness“, obra curada por Kristine Roepsyorff está anunciada y ofrece un evento de luz y sombra para un numero “limitado” de asistentes. Llegamos. Al entrar, sólo se nos advierte que el evento “dura media hora y que debemos apagar los celulares porque el espectáculo no tolera nada de luz”. Hasta ahí, compartimos el concepto expresado por una voz en off.  Se apagan las luces de la sala y la oscuridad es ahora total. No podemos ver nada. Absolutamente nada.

Esperamos un poco mas de lo esperado a que comience el evento. Performers?  escenografías?  Animaciones? Nada de eso… oscuridad total. El show da comienzo con unas palabras a dos voces que hablan en ingles, exclusivamente, acerca de la oscuridad, de la luz y de algunas consideraciones que puedo comprender para considerarlas… poco novedosas.

No aparecen imágenes ni actores, no hay gestos que den cuenta de las palabras q escuchamos. Solo participamos aquellos presentes que por alguna razón somos anglo parlantes.

Siguen pasando los minutos y el juego a dos o tres voces no ofrece mas que unos pequeños destellos de luz mientras que las consideraciones conceptuales que se vierten sobre el tema de luz y oscuridad me recuerdan algunos textos de que solía leer allá por en 1985. No tardé en descartar estos pensamientos que desmerecen la bienal.

La voz en off sigue, siempre en inglés (¿será bilingüe Italia?) Sin poder siquiera vernos entre nosotras, puesto que la oscuridad es total, sabemos que para muchos, esta oscuridad en idioma inglés no tiene otro sentido que el de la exclusión no advertida debidamente a la entrada.

¿Que están diciendo? Las voces ahora se interpelan, se preguntan “who are you” “who are you”? (pregunta de accesible comprensión para casi todos). Voces fuertes, potentes.
A la siguiente reiteración de dicha pregunta, con la misma fuerza y clara dicción, alguien, otra voz, desde el publico responde a voz en cuello “I’m Silvia and I don’t speak English”  la ficcioón se quiebra y la audiencia rompe en carcajadas al liberar con una intervención fresca y oportuna la opresión a la que un capricho curatorial nos estaba obligando:  a ser rehenes de media hora, excluidos por hispano parlantes.
Gracias Silvia Millet, querida sorora, por tu intervención, emergente de un grupo tal vez acostumbrado a las exclusiones disimuladas,  nos devolviste a la cordura en medio de tanta oscuridad,  gracias a vos, pudimos soportar los 15 minutos restantes con hidalguía.
Bretch hubiera estado orgulloso de nuestra Silvia.