57Biennale: Aalto Natives en el Pabellon de Finlandia

0
0

Si en la vereda de enfrente del drama existencialista estuviera el humor o la ironía, frente al romanticista pabellón de Alemania, designado el sábado pasado como el mejor pabellón de esta Bienal, estaría el juguetón y paródico pabellón de Finlandia. En el mapa de la Bienal uno se encuentra más o menos cerca del otro, en lo significativo uno designa con modos angustiantes lo que el otro dice con modos absurdos.

Frente al trabajo corporal que propone la alemana Anne Inhof, la propuesta de Nathaniel Mellos y Erkka Nissinen resulta altamente mediatizada, pero también interpela al espectador y lo hace proyectando permanentemente sobre los cuerpos lo que no deja de ser una historia narrativa con juegos de animación y personajes reales, es decir, cine. Con cita a los Muppets, a The Annoying Orange, al cine gore, Aalto Natives es el titulo de esta instalación con videos y muñecos en animatronics que ocupan buena parte de la sala. Hay que sumergirse en ese entorno que es cruzado por las pantallas movedizas a través de mecanismos y proyectores que giran y se detienen, y vuelven a girar.

image-2017-05-16

El poder, la moralidad, las comunicaciones, la identidad nacional finlandesa son puestos en juego a partir de ciertos estereotipos: un hombre pierde sus ojos y despues su cabeza para formar parte de un Estado que le exige todo. Geb (un gigantesco huevo que habla) y Atum (una caja que habla) son los dos muñecos narradores que cuentan esta suerte de mix de mitologías, cuestionamientos históricos y algúna intención futurista de la sociedad finlandesa.

Aunque hay temas que nos son bastante ajenos por guiñar desde lo más local finlandés, el espectáculo inmersivo que logran es gracioso, filosófico y cuestionador de temas universales como la intolerancia, la burocracia, la violencia, la xenofobia, etc.