Formar jóvenes espectadores de teatro, entrevista a Ana Durán

0
0

El lunes 8 de mayo a las 18, en el Teatro Payró (San Martín 766), se presentará Nuevos públicos. Artes escénicas y escuela. Cuando los jóvenes devienen espectadores, nuevo libro de la reconocida investigadora, docente y periodista Ana Durán.

- Publicidad -

Durante la presentación habrá, además, una mesa sobre educación, artes escénicas y gestión cultural en la que participarán Daniela Bouret (Teatro Solís – Uruguay), Javier Ibacache (Espacio Diana – Chile), Roxana Perazza (ex Subsecretaria de Educación de Ciudad) y Gisela Borches (docente Liceo 5 CABA). La coordinación estará a cargo de Sonia Jaroslavsky (Programa Formación de Espectadores).

Charlamos con Ana para conocer algo más de Nuevos públicos.

¿Cómo surge este libro?

Es el resultado de una investigación de tesis de maestría para la carrera de Ciencias sociales con orientación en Educación de FLACSO. En los 11 años de trabajo con el Programa Formación de Espectadores fuimos virando hacia el concepto de “grupos de profundización”, que tiene por objeto que un mismo curso vaya por lo menos una vez al año al teatro en toda su trayectoria escolar para familiarizarse con lugares, estéticas, rituales y hábito.

Contanos un poco del Programa Formación de Espectadores.

Es un programa creado en 2005 bajo órbita de Roxana Perazza en el Ministerio de Educación de Ciudad, que lleva a los jóvenes de escuelas públicas a ver obras de teatro independientes en horario escolar, en las mismas condiciones que un sábado a la noche. Los espectáculos se presentan a una convocatoria anual o bianual, y son seleccionados por un jurado de especialistas, de acuerdo con algunas pautas de legibilidad, duración y calidad estética entre otras. Desde su creación se anexó también cine de arte. Otra de las características es que las obras se completan con actividades previas y posteriores para trabajar en el aula. Otra cosa distintiva que tiene el Programa es la charla debate posterior con los artistas enfocada en los discursos críticos de los jóvenes. Hoy por hoy también hacemos un seguimiento de los grupos y las escuelas que año a año ven todas estas propuestas.

¿Cuál fue el proceso que siguió la investigación sobre este tema de libro?

Fueron dos años de trabajo. Se seleccionaron 4 jóvenes de 4 escuelas diferentes, es decir, 16 en total, que se autodefinieron como “no espectadores” de teatro. Cada grupo con su curso fueron a ver tres espectáculos: dos de teatro y uno de danza. El objetivo fue observar y evaluar cómo pasan de la subjetividad escolar a la subjetividad del espectador de teatro independiente, cómo se van apropiando de los espacios teatrales, de esas estéticas y de los diálogos que se producen en las charlas-debate con los artistas.

¿Qué cosas te sorprendieron al analizar el tema?

Ver tan claramente que las artes escénicas independientes están pensadas desde “convencidos” para “convencidos”, todos ellos progres y bienpensantes. El teatro independiente no sabe qué hacer con el resto de la gente que no es ni progre ni bienpensante. Por ejemplo, los chicos estallan de risas y comentarios cuando dos varones se besan, o algunos de ellos no se sorprenden e indignan cuando se maltrata a una mujer. Eso es un problema si no es una “invitación” para pensar juntos la realidad social en la que estamos todos inmersos. También fue más que una sorpresa, una tranquilidad, verificar que el Programa está más centrado en la formación de públicos de teatro independiente (en formar parte de ese ritual) que en ser espectador de tal o cual espectáculo o estética.

¿Considerás que hay suficientes propuestas de teatro para jóvenes que se inician como espectadores? ¿Por qué?

Debería haber muchas más posibilidades de acercamiento a todas las artes: música, artes visuales, cine, teatro, danza, ópera, performance, circo, etc. Y eso debería depender del Estado, que tiene la obligación de reponer aquello a lo que la familia no accede por cuestiones de capital cultural además del capital económico. Todos los teatros públicos tendrían que estar pensando en programas que los acerquen, pero no como ganado amontonado, sino siguiendo experiencias que son exitosas en otras partes del mundo y también –por qué no decirlo– la nuestra de Formación de Espectadores.

Foto AnaPerfil

Acerca de la autora

Ana Durán es periodista especializada en artes escénicas, profesora de Lengua y Literatura y Magister en Ciencias Sociales con orientación en Educación (FLACSO). Fundó y dirigió la revista de teatro independiente Funámbulos (1996-2012). Junto a Sonia Jaroslavsky creó y coordina el Programa Formación de Espectadores (Ministerio de Educación GCBA), el Programa Carrusel. Escuela de la Mirada, y la materia Arte y Ciudadanía en el Programa Adultos 2000. Además, ella y Sonia están a cargo del Área de Gestión de Públicos del Teatro Cervantes -Teatro Nacional Argentino, y son autoras del libro Cómo formar jóvenes espectadores en la era digital, de Editorial Leviatán (2012), entre otras publicaciones dedicadas a la temática de los públicos jóvenes.