La Escuela de Bellas Artes, lugar clave de la documenta14 Atenas

0
0

(exclusivo desde Atenas, Grecia)

La Escuela de Bellas Artes de Atenas (ASFA), estatal y gratuita, es un espacio vibrante que contagia experimentación. Absolutamente viva, grafiteada, habitada y deshabitada al mismo tiempo, ocupa desde 1992 el espacio de una ex fábrica textil tradicional, perteneciente a la familia Sikiarides.

La relación de la sede en tanto núcleo formador y experimentador, y las propuestas que se exhiben en su sala de exposiciones Niko Kessanlis están en estrecha relación.

Los proyectos que encontramos aquí han sido realizados por los siguientes artistas: Sokol Beqiri, Bili Bidjocka, Lucius Burckhardt, María Magdalena Campos-Pons and Neil Leonard, Ciudad Abierta, Anna Dau?íková, Agnes Denes, Hans Eijkelboom, Bonita Ely, Anna and Lawrence Halprin, Oskar Hansen, Olaf Holzapfel, Gordon Hookey, iQhiya, Amar Kanwar,
Bouchra Khalili, Keviselie/Hans Ragnar Mathisen, Benode Behari Mukherjee, Rosalind Nashashibi, David Perlov, Dimitris Pikionis, Angelo Plessas, Pope.L, Allan Sekula, Yannis Tsarouchis, Artur Zmijewski.

Los trabajos que destacamos de esta sede pertenecen a: Bonita Ely, Bili BidjockaOlaf Holzapfel.

Bonita Ely (Sydney, Australia, 1946) ofrece Plastikus Progressus: Memento Mori, instalación realizada con plástico, celofán, metales, fotografías, sonido, trabajos en papel y una pantalla táctil, y es de 2017. Lo que vemos es una nueva taxonomía delirante de combinatoria surrealista, pero no imposible, porque es así como queda la basura cuando se amontona en la naturaa leza, y al parecer, la naturaleza crea con ella también. Lo que propone es el registro futuro de la evolucion de las criaturas plásticas en el 2054.

bonita

Como explica el texto del catálogo que aporta Hendrik Folkerts del equipo curatorial de kasel: “Ely abre el camino a una comprensión de la ecología como una ecología trans: un complejo sistema de fenómenos naturales y sociales que impregna paisajes físicos y psicológicos a través de ambientes a escala global “.

Mirá el video del trabajo de Bonita que tomamos en nuestra recorrida:

Por su parte, Olaf Holzapfel, (Dresden, 1967), plantea con Fences (vallas) de 2017 una indagación sobre el espacio y los límites en relación con los otros, utilizando materiales que podrían provenir del arte povera, de la naturaleza y son aplicados con criterio arquitéctonico, pictórico o escultórico. El despojo operado para construir forma, espacio y sobre todo, límite y habitabilidad le da a la sala donde están sus obras un aire muy particular, que se vuelve táctil también.

fences

fences 2

Bili Bidjocka (Douala, Cameroon, 1962) presenta una instalación participativa, The Chess Society, compuesta por una cortina de abalorios, tablero de ajedrez, mesas de ajedrez, sillas, piezas y relojes, y un juego en línea, conformando un espacio propio al que le caben las más absolutas generales de las instalaciones contemporáneas. Además, una frase rige cierta legalidad narrativa en lo que vamos a vivir: “J’ai l’impression qu’il y a une histoire d’amour entre la fille de salle et le grand noir qui fait le ménage. (Tengo la impresión de que hay una historia de amor entre la asistente y el hombre alto negro mientras hace la limpieza) (I have the impression that there is a love story between the waitress and the tall black man doing the cleaning).  En esencia se trata de jugar al ajedrez con la documenta, pero hay cuestiones filosóficas, políticas y hasta culturales que desentrañar. La forma, es decir, el componente puramente visual, morfológico, es bastante de corte sensacionalista, en tanto apela a sensaciones que quizás no tengan de inmediato explicación ninguna por fuera del puro goce espectacular.

Aquí dejamos un video de los que siempre tomamos para dar clases, a manera ilustrativa. Quienes estén por viajar y vayan a verlo, omitan este link así no les contamos el final.

Estos tres proyectos que trajimos, solo buscan ser ilustrativos. El material es interesante, y aún queda mucho por mirar y pensar. Insisto, como en la nota inicial, que lo que queda claro de Aprender de Atenas aplica en lo personal de cada uno. La visita a la Escuela de Bellas Artes, más allá de la documenta, incluyendo recorrer talleres y charlar con estudiantes, así lo explican. Las noticias de Argentina en este 4 de mayo de 2017 son desalentadoras para lo que significa para muchos de nosotrxs la memoria, la verdad y la justicia. Y con esa carga propia se recorren los espacios y se vive una experiencia como esta. Pero no es poco estar en Atenas; lo personal, cuando se comparte con otros que viven historias en el fondo tan parecidas, es el mejor lado de la política, no el de la lucha por el sostener el poder, sino el esfuerzo por comprenderse y construir lo común.

Ilustra la nota: Grafitti en la entrada de la sala de exposiciones, Escuela de Bellas Artes de Atenas.