Otro recorrido por la Competencia Internacional del BAFICI 2017

0
0

Estiu 1993 España, 2017. Carla Simón

Un viaje desde el dolor a la aceptación

Mejor Ópera Prima y Premio del público en el Festival de Berlín. El premio del jurado internacional de Generación Kplus “ex aequo “con la coreana Becoming who I was. Biznaga de Oro en Málaga.Premio Mejor Dirección del Jurado Internacional, premio SIGNIS y premio del público en Bafici

Basada en la historia personal de su directora, Estiu 1993 es sin lugar a dudas el mejor film de un muy buen nivel de Competencia.Una niña de 6 años acaba de perder a su madre, víctima del Sida. Sabemos luego que el padre, del cual no se habla, ha muerto tres años antes por la misma causa. Tanto sus abuelos como sus tíos deciden que lo mejor para Frida es pasar a formar parte de la familia del tío materno, quien tiene una pequeña hija. Por lo que este será el primer verano con su nueva familia.

Estiu 1993 es una historia tierna, sensible, que genera una emoción en el espectador desde su primera escena.

La muerte de un progenitor produce en el niño, mucha confusión y temor respecto de quienes lo cuidarán en un futuro, Aunque a esa edad la vean en principio como algo transitorio, ya que la muerte está alejada de su vida, y en todo caso están acostumbrados a verla en la ficción. Por lo que expresar su pérdida, tiene otros tiempos, y un personal modo de vivirla.

Este es un film que habla del dolor de toda una familia, de la pérdida, y de lo implica todo esto sumado al desarraigo y al exilio en la mente de una niña. Y allí reside su mayor belleza, en saber contar todo esto con un conocimiento profundo de lo que es la infancia. Sus juegos, sus temores, sus alegrías, como cuesta a veces compartir, los celos, de que modo se aborda tanto dolor, la imposibilidad de hacer un duelo. Porque los mayores suelen no hablar de esto directamente, por lo que se apela al susurro. Pero siempre los niños saben e intuyen… aunque elijan callar, no preguntar.

Es cierto que es muy difícil aceptar la muerte de una madre joven, y hay una resistencia colectiva que se retroalimenta de la creencia, de que estas son la únicas personas que pueden sentir un amor incondicional hacia nosotros. La diferencia sustancial en esta historia es, que en este viaje hacia la aceptación, Frida cuenta con la contención afectiva necesaria. La que genera una familia cuyos lazos están basados en el amor y el respeto. Y todo esto esta muy bien narrado, muy buen filmado, técnicamente impecable. Con todos estos ingredientes, sin ningún golpe bajo, ni melodrama alguno, Carla Simón presento su ópera prima en esta edición, la cual represento una bocanada de aire fresco, tanto para los críticos, como para el publico en general, no en vano entre otros premios obtuvo el premio del publico, que de hecho es doblemente meritorio en un festival de cine independiente.

Newton. India, 2017 un film de Amit V. Masuskar

 

Newton es una sátira política, que se desarrolla en Chhattisgarh durante el transcurso de unas  elecciones presidenciales y legislativas. La India es un  país donde todos sus habitantes pertenezcan a la clase social que sea, vivan en la ciudad o en la jungla, tienen las mismas responsabilidades como ciudadanos. Allí es destinado su protagonista, ( Newton ) un empleado novato,  obstinado  en que todo se realice con la mayor legalidad y orden posible. El tema es que la realidad se impone muchas veces a la conducta ética de querer hacer lo correcto. Y  esta realidad política social y económica es la que vemos mediante las actitudes de sus protagonistas, aunque no se explicite nada. Las situaciones y los ejemplos huelgan en este relato, que también esconde una historia de amor. Pero que fundamentalmente habla de la lucha de un hombre contra un sistema corrupto, y del idealismo que implica no traicionarse. Un excelente film.

Out there Japón- Taiwan, 2016 un film de Takehiro Ito

Out There es una propuesta estética seductora pero a la vez compleja y extensa. Que es en parte ficción y en parte documental y que gira alrededor de al menos cinco ejes. El primero es la crisis artística e íntima de un director de cine, que abandona la filmación de su película porque necesita encontrar otro actor que la interprete.

El segundo es el tema del problema ( también íntimo ) que sufre Ma, uno de los protagonistas ¿? , con su identidad, que no obstante haber nacido en Taiwan vaga por las calles de Japón intentando ver si logra identificarse con su país de origen. Mientras habla con una mujer, que es un familiar, para indagar sobre su historia.

El tercero es la situación pasada y presente de los dos países en estás últimas décadas, que se encuentra relacionado con las decisiones de emigrar, y en todo caso las posibilidades de retornar. La cuarta es la tensión amorosa de su personaje, que ha conocido una mujer en Japón con la cual tiene una gran afinidad, pero no termina de concretar la relación. Y se supone que tiene otra mujer que aparece de perfil frente a la ventana en una clara actitud de quien está esperando.

Y quinta es la desazón que genera en su protagonista encontrarse con un cine abandonado y destruido. Que son imágenes muy fuertes y que de alguna manera se relacionan con la destrucción de los escenarios más fuertes que representan a la cultura de masas.

Aunque para hablar de cines cerrados, destruidos, abandonados o transformados en otra clase de templos, Buenos Aires huelga en ejemplos concretos. Pero claro, esto es harina de otro costal. Lo cierto es que estas son algunas de la cuestiones que plantea Out There, con una fotografía impecable. Un tipo de film que nos retrotrae a la Nouvelle Vague, tanto por sus planteos estéticos, como por los narrativos. Más seductor, que confuso, que requiere de un considerable trabajo por parte del espectador.