Theo Eshetu, Pélagie Gbaguidi y Emeka Ogboh en Atenas #documenta14

0
0

(exclusivo desde Atenas, Grecia)

- Publicidad -

El Conservatorio de Atenas, conocido como Odeion, es una de las sedes destacadas de esta documenta, y ofrece un programa diario de conciertos y performances musicales que acompaña la propuesta visual.

Los artistas que allí se presentan son: Akinbode Akinbiyi, Nevin Alada?, Hélène Binet, Cornelius Cardew, Jani Christou, André du Colombier, Anna Dau?íková, Ioannis Despotopoulos, Theo Eshetu, Peter Friedl, Guillermo Galindo, Pélagie Gbaguidi, Beatriz González, Ganesh Haloi, Lawrence Abu Hamdan, Sedje Hémon, Edi Hila, Susan Hiller, Hiwa K
ICE Ensemble, IONE, Andreas Ragnar Kassapis, Athina Katsanevaki, Kettly Noël, Daniel Knorr
KSYME-CMRC, Lala Rukh, David Lamelas, Alvin Lucier, Oscar Masotta, Mattin, Joar Nango, Emeka Ogboh, Pauline Oliveros, Pope.L, Ben Russell, Dafne Sandoval, ?Ashley Hans, Scheirl, Eva Stefani, Studio 14, Akio Suzuki y Aki Onda, Jakob Ullmann, Annie Vigier & Franck,  Apertet (les gens d’Uterpan), Elisabeth Wild, Seth Parker Woods, Ulrich Wüst, Peter Zinovieff.

Tres trabajos resultan muy interesantes y se recortan por lo extraño y sensible de su propuesta. Nos referimos al video de Theo Eshetu, la instalación de Pélagie Gbaguidi, y la ambientación sonoro visual de Emeka Ogboh que destacamos especialmente.

Theo Eshetu, que ilustra la nota con un still de la película que presenta, Atlas Fracturado, nació en Londres en 1958 pero creció en Addis Ababa, Dakar, Belgrado y Roma.

Trabaja muy especialmente el tema de la máscara, al punto de hacer acordar a esa obra señera de la mirada francesa a la cultura africana negra que constituye Las estatuas también mueren (Alain Resnais, Chris Marker, Ghislain Cloquet, 1963).

En ambas obras el concepto de Atlas y el uso de máscara sobre fondo negro desde el cual emergen es común. Pero si en la realización francesa, el Arte es en lo que se convierten las estatuas cuando mueren y a esa técnica de la muerte es a lo que llamamos cultura, aquí en la obra de Eshetu, lo desconcertante es la máscara viva, y la historia del arte como una capa más en la superposición de la arqueología contemporánea que implica toda imagen, capa y estructura, diacronías y sincronías vivacidad de lo muerto, inexpresividad de lo vivo.

En la proyección que vimos en sinfín, tomamos dos videos:

Hay además un ritmo en ese continuo hipnótico entre palabra y voz que dota de irracionalidad al acto de ver, y desaburre de tanta pretensión filosófica a un evento sumamente sensible. Esto estaría bastante en línea con el carácter experimental del autor, y también con su ironía institucional. Como comenta la seleccionadora de Kasel, Monica Szewezyk, el propio artista le habría dicho en la visita previa a Atenas una frase que lo atraviesa muy bien: Museum became Muse (el museo se volvió Musa), y no precisamente al revés.

Por su parte, Pélagie Gbaguidi, nacida en Dakar en 1965, presenta una instalación sobre la educación primaria de las poblaciones negras, que denomina “The Missing Link. Dicolonisation Education by Mrs Smiling Stone.”  Los elementos utilizados son mesas escolares, fotografías, hojas de papel calco rayadas con lápices de colores y figuras humanas en lápiz de labios, un micrófono también forrado en papel de calar, y un video video. Sobre los pupitres, fotografías tomadas por el fotógrafo sudafricano Peter Maguban durante el contexto del Apartheid.

aa1

aa3

La reflexión visual de Pélagie rompe la inocencia del banco de escuela, ya que al quedar todo envuelto en el papel de calcar, se difumina y opaca la historia de discriminación en un envoltorio que aliviana el contexto original, como dispositivo de la educación contemporánea.

El micrófono envuelto en papel es también metáfora de esas voces que no están ya silenciadas, pero que sin embargo no pueden expresarse, son minorizadas, disimuladas, difusas. El video que acompaña, que puede verse sentada en un pupitre, reproduce una performance baile corporal de vibrante sensorialidad, iluminación finalmente de lo esclavizado y separado, donde es necesario afirmarse y decir. Porque, como finaliza el poema de Audre Lorde, “por eso es mejor hablar, recordando que no se esperaba que sobreviviéramos”…

aa2

Finalmente, Emeka Ogboh, nacido en 1977 en Nigeria, con su The Way Earthly Things Are Going, instalación multicanal de 2017, inunda el espacio del teatro del subsuelo, utilizando leds que informan con datos de las sucesivas caídas y tsunamis económicos desde el crack de la bolsa de 1929, en lo que se conoce como viernes negro de la economía en EEUU y el mundo. La fosforescencia de los leds, el espacio cavernoso del anfiteatro oscuro y de cosntrucción más bien brutalista se ve atravesado por un sonido musical que remite a un canto tribal, gregoriano, meditativo, coral, que quizás pueda llegar a apreciarse en este video que tomamos in situ.

Conservatorio de Atenas, sede documenta14
Hasta el 16 de julio.
Vassileos Georgiou B’ 17-19 

10675 Athens
http://www.athensconservatoire.gr

Leé más sobre Atenas documenta14 aquí.

Leé también sobre sedes y actividades que te recomendamos visitar en Kasel en Atenas.