Silent Light: el silencio, el espacio y la luz de la música de Dominic Miller

0
0

El guitarrista de los guitarristas Dominic Miller vuelve a los escenarios porteños el próximo 3 de mayo para presentar su nuevo álbum Silent Night en la Sala Siranush de Palermo.

- Publicidad -

Lo acompaña en esta oportunidad el músico y productor belga Nicolas Fiszman en el bajo,  y como ya es costumbre en los shows de Miller, también tendrán un lugarcito sus amigos argentinos Alejandro Lerner, Nito Mestre, Ernesto Salgueiro y se suman a la lista, la salteña Nadia Szachniuk y el pianista Fernando Pugliese.

Recibido por la crítica internacional con grandes elogios, este nuevo trabajo marca su debut como solista en el sello ECM,  con una amplia y colorida narración instrumental de sus tantos viajes por el mundo.

Realizado en el Rainbow Studio de Oslo, en su mayoría en vivo,  Silent Light es una grabación tan pacífica y evocadora como su título lo sugiere: motivos exóticos que transmiten los estados de ánimo de continentes diversos con una estructura de acordes que más que imponerse,  se  deslizan sutilmente para ser intervenidas por sonidos adicionales solo cuando estos tienen algo que decir. Como en un recorrido tranquilo, el diario de viajes de Dominic Miller alcanza sus mejores momentos no solo cuando el artista nos pinta los paisajes o nos cuenta sus historias, sino también cuando simplemente nos da a entender de que se trata.

El título Silent Light provino de una película del mismo nombre del galardonado director de cine mexicano Carlos Reygadas, cuyo trabajo también fue un catalizador para el aura de simplicidad, claridad y pureza del álbum. “Es su uso del silencio, la luz y el espacio que realmente me impactó”, explica el guitarrista, “los minutos pasaban sin movimiento ni diálogo, lo cual me pareció valiente e inspirador”.

Su amigo Miles Bould transforma el ligero sonido de su percusión de fondo en el color pálido de las acuarelas: un sutil batido en “Water” por ejemplo, o el toque ligero de los platillos a lo largo del ritmo de  “En Passant”;  ambos se escabullen por el tema  “Chaos Theory” sin interrumpir la vibra contemplativa en absoluto.  Esa pista posee una segunda guitarra y  un bajo eléctrico (ambos de Miller) y  junto a Bould en batería,  se divierten con el ritmo “de la misma forma que lo haría  la banda brasileña Azymuth”  explica Miller. La influencia latina también se siente fuerte en piezas como “Baden” (dedicada al compositor brasileño Baden Powell) mientras que en otras pistas, la música sola es silenciosa e íntima  como ocurre con “Urban Waltz” (con un estilo venezolano parecido al de Antonio Lauro) o “Valium” con acento anglo-folk,  así como también en “Angel”, “Tisane” “Le Pont” y “Fields of Gold”,  una de las baladas más conocidas de Sting.

Se lo conoce a Miller como el brazo derecho de Sting en la guitarra y co-guionista del éxito mundial  “Shape of My Heart”,entre otros,  pero también ha trabajado con personalidades como Phil Collins, The Chieftains, Plácido Domingo y Paul Simon quien señala en una nota para el álbum, que Miller “tiene un toque hermoso, con una fragancia de jazz y folk”.

Hablando de Sting, Miller se reconoce “fuertemente influenciado por su sentido lateral de la armonía y de cómo forma canciones…Intento hacer lo mismo creando una narración con música instrumental que luego trato y arreglo como canciones, con versos, coros y puentes”.

Cuando no toca la guitarra en el estudio o sale de gira con Sting Dominic colabora con músicos de jazz y folk de tradiciones tan lejanas como las de Gales, Marruecos y Cuba,  y al hablar de otras influencias en su música instrumental, Miller abarca desde J.S. Bach (“la única música que practico”) a Debussy, Satie, Poulenc y Villa-Lobos, así como a guitarristas folclóricos ingleses como Bert Jansch y Dick Gaughan – la música folclórica que escuchó durante su juventud en América Latina. También se refiere al R & B americano y al rock progresivo inglés como motivadores precoces, por no mencionar la tradición de la canción francesa “que se me ha metido bajo la piel” durante esta última década viviendo en Provenza.

Reflexionando sobre el título Silent Light y sobre Miller, su colega musical durante casi tres décadas, Sting dice: “Cuando Dominic toca la guitarra, crea color, un espectro completo de emociones, una arquitectura sónica construida de silencio y resonancia. Él eleva el espíritu a reinos superiores. ”

El próximo 3 de Mayo, Dominic Miller se presenta en la Sala Siranush. Las localidades se consiguen sistema EntradaUno.com y en el lugar.